¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Macron afirma que el espacio Schengen "no funciona bien" y hay que reformarlo

El presidente francés también se manifestó sobre las condiciones laborales al interior del espacio comunitario, manifestando que también es necesario revaluarlas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, opinó hoy en Bucarest que el espacio Schengen de libre circulación en Europa "no funciona bien" y deseó que se pueda acelerar su reforma en los próximos meses, así como cambiar las normas de asilo y protección de fronteras.

"Debo ser sincero, el espacio Shengen no funciona bien y, por supuesto, no podemos alegrarnos de esto", señaló Macron en una comparecencia junto a su homólogo rumano, Klaus Iohannis.

"Mi intención pasa por que en los próximos meses podamos acelerar una reforma de las reglas comunes en este campo, que las clarifiquemos, que tengamos una actitud más solidaria, un mejor control de las fronteras, una creciente convergencia sobre las normas de asilo y acogida de ciudadanos de fuera de la Unión Europea (UE)", dijo.

Macron abundó en que se debe transformar el espacio sin fronteras y una buena parte de las reglas sobre la protección de las fronteras y la gestión del asilo y de la inmigración.

Explicó que algunos socios de la UE han mostrado reticencias a la entrada de Rumanía y Bulgaria en el espacio Schengen, ante el temor de que eso propiciara una llegada masiva de inmigrantes de estos países.

Sin embargo, Macron afirmó que esa llegada se produce "de todas maneras" y apoyó que Rumanía se incorpore a Schengen.

Macron invitó a Rumanía a colaborar en la definición de la Europa del futuro.

"Estamos dispuestos a trabajar juntos en la hoja de ruta para el futuro de la Unión Europea, para la eurozona y para todos los pasos que deben darse", resaltó el mandatario francés.

Macron se refirió también a la reforma de la directiva que regula la situación de los empleados comunitarios desplazados a otros países de la Unión Europea.

"Estoy seguro de que llegaremos a un acuerdo antes de finales de año, que pueda ser aprobado durante la presidencia (comunitaria) estonia, para poder clarificar el marco de este proceso", afirmó.

La actual norma permite que las empresas paguen a esos trabajadores, mayoritariamente de países del Este, un salario que no sea superior al sueldo mínimo del Estado de acogida, lo que genera diferencias salariales con los locales.

Iohannis, sin embargo, precisó que no puede decir aún si apoya esa reforma, aunque reconoció que el hecho de que haya críticas contra la norma muestra que debe ser mejorada.

Macron, que ya trató ayer este asunto con los primeros ministros de Austria, Eslovaquia y la República Checa, continuará mañana su ronda de consultas en Bulgaria.

Cargando