¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Estado Islámico se responsabiliza de un ataque con 14 muertos en el sur de Libia

El ataque se produjo a primera hora del día en un puesto de control en carretera.

Conflicto en Libia /

La organización yihadista Estado Islámico asumió hoy la autoría de un ataque contra un puesto de control en el sur de Libia, en el que murieron dos civiles y 12 soldados de la milicia fiel al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del este del país.

En un comunicado, difundido a través de su órgano de propaganda Amaq, la organización aseguró, sin embargo, que el número de milicianos de Hafter muertos en el combate, ocurrido a unos 500 kilómetros al sur de la capital, ascendió a 21.

Horas antes, fuentes de Seguridad libias habían explicado a Efe que el ataque se produjo a primera hora del día en un puesto de control de la carretera que une la citada localidad y la ciudad de Sebha, capital del sur.

"Los cuerpos aparecieron con la cabeza cortada", explicó la fuente, sin especificar más detalles.

Las regiones meridionales se han convertido en refugio de los grupos yihadistas, desde que el pasado diciembre tropas aliadas al gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, dirigidas por la poderosa ciudad-estado de Misrata y apoyadas por la aviación estadounidense, expulsaran al Estado Islámico de la ciudad de Sirte.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

Seis años después, dos gobiernos se disputan el poder, uno en el oeste, sostenido por la ONU, y otro en el este, bajo liderazgo del mariscal Jalifa Hafter, un exmiembro de la cúpula militar que aupó a Gadafi y que años después, reclutado por la CIA, se convirtió en su principal opositor desde el exilio en EEUU.

A ellos se suma la poderosa ciudad-estado de Misrata, principal puerto comercial del país, y decenas de grupos armados de todo tipo que cambian a menudo de alianzas.

La situación ha favorecido el desarrollo de mafias dedicadas tanto al contrabando de petróleo como de armas, drogas e incluso de personas.

También de grupos yihadistas y salafistas vinculados tanto al grupo takfirí Estado Islámico como a la Organización de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) y los tunecinos de Ansar al Sharia, que se extienden por todo el país.

Cargando