Tres reinas en los puentes de Willemstand

Cada uno de los tres majestuosos puentes de esta ciudad lleva el nombre de diferentes reinas de los Países Bajos.

Willemstand es una ciudad de la UNESCO dividida en la Bahía de Santa Anna en dos partes, Punda en el este y Otrobanda en el oeste, unidas por el puente de la Reina Emma. En el pasado la ciudad era conocida como un puente comercial de productos de las colonias españolas, francesas y británicas.

El puente Reina Emma es el puente más vistoso de la isla de Curazao. Esta obra de ingeniería es conocida por los isleños como la “Anciana Mecedora”, debido a los 16 pontones que mantienen el puente en flote. El puente opera por medio de dos poderosos motores marinos que abren y cierran el puente para darle acceso a los barcos hacia el angosto puerto. Cuando el puente está abierto un transbordador lleva a los peatones de un lado hacia otro.

El segundo puente de Curaçao es la Reina Juliana, un elemento inseparable del paisaje de la ciudad de Willemstad, con 56 metros de altura, es uno de los puentes más altos del mundo y permite el paso a los barcos petroleros y a los visitantes el disfrute de la maravillosa vista de la Bahía de Santa Anna, Punda, Otrobanda y Schottegat.

El tercer y último puente de la isla fue nombrado en honor a la Reina Wilhelmna, quien gobernó del año 1890 a 1948. El puente une a Punda con el barrio residencial Scharloo. Fue construido para ser un puente levadizo pero se convirtió en un puente fijo cuando el muelle en Waaigar fue destruido. Este puente fuere reinaugurado para el año de 2005.

Tres reinas, tres historias, tres puentes y mil momentos para compartir en las maravillas arquitectónicas y vistas panorámicas de la ciudad de Willemstand en Curaçao, un tesoro en el caribe para descubrir.