¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BOLIVIA BRASIL

Bolivia y Brasil cerraron frontera ante riesgo de rescate de reos brasileños

El cierre temporal de pasos fronterizos entre Bolivia y Brasil se debe a reportes de inteligencia que alertaron sobre una posible incursión desde el país vecino para rescatar a brasileños encarcelados en la ciudad de Cobija (norte), informó hoy el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero.

Romero explicó al canal estatal que se tomó la decisión de cerrar las fronteras durante un mes, desde la medianoche hasta la madrugada, por "una información de inteligencia en sentido de que había la posibilidad de intentar un operativo de rescate de algunos brasileños" recluidos en el penal de Villa Busch, en Cobija.

La autoridad señaló que la región amazónica de Pando, cuya capital es Cobija, "se ha convertido en una zona que presentó vulnerabilidad frente al Comando Vermelho", ya que gente vinculada a esa organización criminal brasileña cometió una serie de secuestros exprés, causando "una ola de temor" en la población.

Los secuestros fueron perpetrados por brasileños y peruanos, ayudados por algunos bolivianos, y apuntaron sobre todo a empresarios ganaderos.

"Por eso es que en Pando hemos decidido fortalecer la presencia de la Policía, crear una Unidad Antisecuestros y estrechar mecanismos de coordinación mucho más operativa y funcional con la Policía Federal y la Policía Civil de Brasil", dijo Romero.

Mediante esas acciones, se logró desarticular a "varias organizaciones vinculadas a los secuestros" y encarcelar a sus integrantes, indicó el ministro.

El cierre de unos 37 pasos fronterizos entre Bolivia y Brasil rige desde el viernes, con el fin de poner freno a la delincuencia en la zona, según la Policía Boliviana.

Romero resaltó que la intención es adelantarse y "tomar previsiones a partir de los datos" proporcionados por el sistema de inteligencia que se convertirá en un "sistema binacional", según lo acordado en la reunión de altas autoridades del área de seguridad de ambos países celebrada el pasado jueves en Santa Cruz (este).

Bolivia y Brasil comparten una frontera de casi 3.500 kilómetros.

El Ejecutivo boliviano ha mostrado su preocupación en los últimos meses por hechos delictivos en los que participaron brasileños, así como los vínculos de estos con organizaciones criminales como el Primer Comando de la Capital (PCC) y el Comando Vermelho.

Esa fue una de las razones por las cuales se acordó desarrollar la reunión en Santa Cruz, en la que las autoridades bolivianas y brasileñas abordaron mecanismos de cooperación y coordinación contra el crimen organizado y los delitos trasnacionales.

Cargando