Lo más Caracol

Carlos Castro Arias

03:00h - 04:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

ATLETISMO MUNDIALES (Crónica)

Bolt desaparece camino de la leyenda

El jamaicano Usain Bolt, once veces campeón mundial y ocho olímpico, desapareció por el túnel del estadio olímpico de Londres, camino de la leyenda, después de vivir una apoteósica vuelta de honor, al día siguiente de protagonizar una dolorosa despedida, lesionado en plena final de relevos 4x100 metros, su última carrera.

Londres, 13 ago (EFE).- El jamaicano Usain Bolt, once veces campeón mundial y ocho olímpico, desapareció por el túnel del estadio olímpico de Londres, camino de la leyenda, después de vivir una apoteósica vuelta de honor, al día siguiente de protagonizar una dolorosa despedida, lesionado en plena final de relevos 4x100 metros, su última carrera.

El velocista fue homenajeado en plena pista, junto a la línea de meta, por el alcalde de Londres y el presidente de la IAAF, que le entregaron un enorme cuadro con la flecha que tantas veces ha escenificado el "Relámpago" tras sus victorias.

A continuación emprendió su última vuelta de honor, seguido por una nube de fotógrafos, saludando al público, posando con un niño para un selfi, devolviendo el aplauso a los aficionados que lo jaleaban.

Los 60.000 espectadores que abarrotaban el estadio rindieron tributo de admiración, puestos en pie, al atleta más grande del siglo y probablemente de la historia.

Era una forma de reparar la injusticia de su despedida por la puerta de atrás, la noche del sábado.

Bolt había clausurado su gloriosa carrera deportiva rodando por la pista, víctima de un tirón en el isquio izquierdo en plena recta final cuando había recogido el testigo en tercer lugar y encaraba la meta en el horizonte.

Hoy cruzó por última vez la línea de meta con música de Bob Marley de fondo, posó por última vez con su famoso gesto sagital y desapareció por el túnel para entrar en la leyenda.

Fue el momento más emotivo de los campeonatos, que eclipsó a los campeones de las once finales del día.

Elijah Manangoi encabezó un doblete keniano en la final de 1.500 y por detrás el noruego Filip Ingebrigtsen salió airoso de una encarnizada pelea por el bronce con el español Adel Mechaal.

Manangoy se impuso con un registro de 3:33.61, seguido de su compatriota Timothy Cheruiyot, en tanto que Ingebrigtsen defendió con todo su tercer puesto (3:34.53) frente a la llegada de Mechaal.

La sudafricana Caster Semenya, doble campeona olímpica de 800, obtuvo su tercera corona mundial tras ejecutar en el esprint a la burundesa Francine Niyonsaba y a la estadounidense Anjee Wilson, que atacaron en la curva. Seis días antes había sido tercera en 1.500.

Semenia entró quinta al último giro, progresó en la contrarrecta hasta el tercer puesto y se abrió en la recta para adelantar a sus dos agresivas rivales y cruzar la meta en 1:55.16. Niyonsaba ganó la plata en 1:55.92 y Wilson el bronce con 1:56.65.

La keniana Hellen Obiri, invicta durante toda la temporada, consiguió su primera medalla de oro global y evitó, de paso, el doblete de la etíope Almaz Ayana al batirla en la final mundialista de 5.000 metros con un tiempo de 14:34.86.

Ayana, que ya había ganado el 10.000, hubo de resignarse al segundo puesto, con un crono de 14:40.35, y la holandesa Sifan Hassan fue tercera con 14:42.73.

En la final de altura, el catarí Mutaz Essa Barshim, invicto este año, consiguió su primera medalla de oro internacional con una marca de 2,35 en un mano a mano con el joven ruso Danil Lysenko, de 20 años, que se quedó en 2,32.

La sesión matinal estuvo dedicada en exclusiva a la marcha, que por primera vez incorporaba la prueba femenina de 50 km.

En 20 km, seis años después de la victoria de Luis Fernando López en el Mundial de Daegu 2011, Eder Arévalo devolvió a Colombia el título con un tiempo de 1h18:53, nuevo récord nacional, tras batir en los últimos metros al ruso Sergei Shirobokov, que entró dos segundos después.

La medalla de bronce fue para el brasileño Caio Bonfim con un tiempo de 1h19:04, igualmente récord nacional.

Arévalo, de 24 años, campeón mundial júnior en 2012 y actual líder del circuito Challenge de la IAAF, hereda el trono absoluto del español Miguel Ángel López, que hoy llegó décimo con 1h19:57.

El francés Yohann Diniz, plusmarquista mundial de 50 km marcha, consiguió al fin, con 39 años, su primer título mundial con una caminata en solitario que le dio la victoria con un tiempo de 3h33:11, récord de los campeonatos y el margen vencedor más amplio en la historia de los campeonatos: ocho minutos.

Diniz, que dobló a todos sus adversarios menos a tres, tuvo escolta japonesa en el podio. Hirooki Arai consiguió la medalla de plata con un tiempo oficioso de 3h41:15 y su compañero Kai Kobayash llegó cuatro segundos después.

La portuguesa Inés Henriques, de 37 años, se convirtió en la primera campeona de 50 km marcha, una prueba que se estrenaba en categoría femenina en unos campeonatos del mundo, batiendo su propio récord mundial con un tiempo de 4h05:56.

En los 20 km de mujeres, la china Jiayu Yang obtuvo el título con un tiempo de 1h26:18 aprovechando el generoso esfuerzo de la subcampeona olímpica, la mexicana Lupita González, que había hecho todo el gasto y cruzó la meta un segundo después.

La medalla de plata fue para la italiana Antonella Palmisano con 1h26:36, seguida de la brasileña Erica de Sena, que hizo récord sudamericano con 1h26:59, y de la colombiana Sandra Arenas, que batió el récord nacional con 1h28:10.