6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

04:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Así se habría alterado la escena del crimen del profesor de Cali, primo de Iván Cepeda

El cuerpo de Francisco Ocampo fue trasladado a un hospital, aun sabiendo que ya estaba sin vida.

Colprensa/Archivo

Sobre las 3:30 de la mañana del 4 de agosto de 2013 el profesor Francisco Javier Ocampo salió de su casa, en el barrio Brisas del Limonar, en sur de Cali. Terminó en medio de una balacera entre policías y una banda ilegal, falleció por los disparos que recibió. 

Según las versiones de los policías el profesor tenía un arma marca Tauros, pero las pruebas y los informes de balística en manos de la Fiscalía, dicen que al cuerpo nunca se le encontraron rastros de pólvora. Eso dice también la reconstrucción topográfica y el análisis al cadáver. 

Según las palabras del fiscal Aurelio Bernal, "hubo una manipulación de la escena del crimen, debido a que el cuerpo fue movido del lugar hacía un hospital. El teniente Lozano (Bruno, hoy capitán) fue vehemente en afirmar que el coronel William Sánchez había ordenado el traslado inmediato de esta persona para que recibiera atención médica, aun cuando el cuerpo estaba sin vida. Él no pregunto si la persona estaba muerta, aunque era importante conservar el cuerpo en el lugar". 

Ocampo dejó dos hijos, que hoy tienen 22 y 17 años. En vida lideraba programas contra el acoso escolar y dictaba charlas de responsabilidad, convivencia y cultura ciudadana en Cali. 

Los detalles se conocieron en la audiencia de imputación de cargos contra los policías implicados, que se adelanta en el juzgado 37 de control de garantías de Bogotá. Ninguno de los uniformados aceptó cargos, mientras que la Fiscalía solicitó medida de aseguramiento. Los implicados por los supuestos delitos de alteración, encubrimiento y destrucción de material probatorio son el mayor Óscar Alberto Rojas Yopasa; el coronel William Eduardo Sánchez Roa, Subcomandante de la Policía de Bogotá; el coronel Carlos Andrés Mora y el capitán Bruno Yesid Lozano. 

Además, por los delitos de homicidio agravado y alteración, destrucción y supresión de material probatorio son procesados los patrulleros Juan Caro Zapata, Héctor Alexánder Castrillón, Jonatan Caicedo Areiza, Elko Rodríguez, Alexander Morales Reina, Jhoan Restrepo Ortiz, y Jesús Clemente.