¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MARRUECOS RIF

El funeral de un activista rifeño se convierte en una marcha de protesta

Miles de rifeños acudieron hoy, en la ciudad norteña de Alhucemas, al entierro de un joven activista quien murió ayer por graves heridas sufridas durante una represión policial; en un acto que se convirtió en una marcha de protesta con consignas políticas.

"El mártir ha muerto asesinado, el majzen (régimen) es el responsable", "criminales, asesinos, terroristas" o "preferimos la muerte que vivir sin dignidad", fueron algunas de las consignas que corearon los participantes en el funeral.

Los manifestantes repitieron también lemas para exigir justicia social, más libertades, y para pedir la liberación de casi 200 activistas de Al Hirak al Shaabi (movimiento popular), que convoca protestas sociales en el Rif desde octubre pasado.

El joven rifeño Imad Attabi, de 24 años, murió ayer en un hospital militar en Rabat, donde fue ingresado tras las gravísimas heridas cerebrales que sufrió el pasado 20 de julio en choques registrados con la policía marroquí durante la represión de la última protesta en Alhucemas.

Entre ira, tristeza y lágrimas los participantes despidieron al activista rifeño en el funeral que se celebró en el cementerio Igar Azuagh, en la entrada sureña de Alhucemas.

Según pudo constatar Efe, asistieron al funeral representantes de las autoridades locales, mientras que los antidisturbios cortaron la carretera que lleva al centro de la ciudad para evitar que los participantes realizaran un marcha de protesta en ese lugar.

"Attabi fue asesinado por el régimen marroquí y el asedio policial a las miles de personas que asistieron a su entierro es prueba de ello", dijo a Efe uno de los principales líderes actuales de Al Hirak que actúa en la clandestinidad.

Añadió que como reacción a la muerte de Attabi, el movimiento rifeño realizará nuevas manifestaciones multitudinarias en las próximas semanas.

Por otra parte, cientos de personas salieron a protestar por la muerte de Attabi en las localidades de Trugut y Kasita, el este y al sur de Alhucemas.

Tras el traslado hoy del cadáver del joven a Alhucemas en un helicóptero desde Rabat, el entierro fue retrasado durante varias horas ante la insistencia de su familia de que se realice una nueva autopsia, pero al final fue convencida por las autoridades de precipitarse con el entierro.

Una comisión de médicos forenses realizó anoche un autopsia al cadáver del joven conforme a las órdenes de la Fiscalía General en el Tribunal de Apelación de la ciudad de Rabat, donde se encuentra el hospital en el que falleció el activista.

Anoche, la policía marroquí impidió la celebración de manifestaciones en varias poblaciones del Rif para condenar la muerte de Attabi, y en la ciudad de Imzuren, 15 kilómetros al sur de Alhucemas, se registraron enfrentamientos entre manifestantes y antidisturbios.

Cargando