¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cargar el móvil con unas gafas de sol está cada día más cerca

El Instituto de Tecnología de Karlsruhe, de Alemania, crearon las gafas que cargan por ahora un audífono con energía solar.

Investigadores alemanes diseñan unas gafas capaces de crear la energía suficiente para cargar objetos de potencia baja, aunque en el futuro podrían utilizarse también para dispositivos móviles. 

El teléfono móvil y las gafas de sol se convertirán este verano en imprescindibles para cualquier viajero que decida pasar sus vacaciones en alguno de los lugares más calurosos del planeta. Estos objetos podría convertirse en una pareja inseparable en un futuro no muy lejano si las innovadoras gafas solares creadas por un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (Alemania) consiguen hacerse un hueco en el competitivo mercado tecnológico.

 Los anteojos en cuestión aprovechan las radiaciones procedentes del sol para crear energía solar que en breve podría ser utilizada para recargar las baterías de dispositivos móviles como las tabletas o los teléfonos inteligentes. Esto supondría sin duda un gran paso adelante en lo beneficioso que esta fuente de energía supone para la sociedad, aunque por ahora la potencia eléctrica que el invento es capaz de generar sería suficiente solo para cargar un audífono.

De hecho, a día de hoy cada una de las lentes puede transformar el calor y la luz del sol en unos 200 microvatios -un celular necesita una media de 5 vatios para cargarlo-, que sí bastan para suministrar la energía necesaria para el microprocesador y los dos monitores incorporados en las patillas de las gafas que permite consultar la intensidad luminosa o la temperatura ambiente. Esto es posible gracias a las células solares semitransparentes incrustadas en los cristales, que por otro lado pueden adaptarse en las monturas que se suelen vender en cualquier óptica, ya que miden 1,6 milímetros de grosor y pesan algo más de 6 gramos. Este sistema abre camino además a otros científicos que quieran desarrollar una tecnología similar en el campo, por ejemplo, de las ventanas de un coche.

Además, aunque las gafas están pensadas sobre todo para proteger a de los rayos solares y, por lo tanto, para ser utilizadas en el exterior, los usos de este artículo se extienden también en las oficinas o los espacios de ocio que se encuentren en el interior de un edificio e iluminados artificialmente.

Cargando