¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL ECONOMÍA

Justicia brasileña derriba decisión de tribunal de suspender aumento tributos

La Justicia brasileña derribó hoy la decisión tomada por un juez de suspender el aumento de los impuestos que inciden en los precios de los combustibles en el país, decretado la semana pasada por el Gobierno del presidente, Michel Temer, con el objetivo de atajar la grave crisis fiscal del país.

El juez Hilton Queiroz, presidente del Tribunal Regional Federal de la Primera Región, anuló la decisión decretada ayer por el magistrado Renato Borelli, que determinó la suspensión cautelar del aumento de los impuestos que inciden en los precios de los combustibles.

En su decisión, Borelli alegó que si bien el Estado tiene la potestad de alterar tributos, la Constitución impone un plazo de 90 días para que una medida de esa naturaleza entre en vigor, lo que en este caso ocurrió de forma inmediata.

Queiroz aceptó el recurso de la Abogacía General de la Unión (AGU), que representa al Gobierno federal en la Justicia, y que argumentó que sin al aumento del impuesto, el Ejecutivo perdería 78 millones de reales diarios (unos 25 millones de dólares), lo que perjudicaría el equilibrio de las cuentas públicas.

"Se trata de una medida imprescindible para que sea viable la recaudación de aproximadamente 10.400 millones de reales (unos 3.315 millones de dólares) entre los meses de julio a diciembre de 2017", justificó la AGU a la hora de presentar su recurso.

El presidente Michel Temer firmó el decreto que autoriza el aumento de los impuestos que inciden en los combustibles, con el que espera recaudar un dinero extra hasta finales de año que sirva para atajar un déficit fiscal que en los primeros cinco meses del año sumó 15.631 millones de reales (unos 5.000 millones de dólares).

Junto con el aumento de impuestos, el Gobierno anunció un recorte de 5.900 millones de reales (unos 1.900 millones de dólares) en los gastos previstos en el presupuesto para este año, que había reducido ya en 42.100 millones de reales (unos 13.500 millones de dólares) en marzo pasado.

Con esos recortes y el aumento de la recaudación tributaria, el Ministerio de Hacienda aspira a cumplir con la meta fiscal que se impuso para este año, que incluye un déficit de 139.000 millones de reales (unos 44.000 millones de dólares), que representan cerca del 2,0 % del Producto Interno Bruto nacional.

Cargando