La Luciérnaga

Gustavo Gómez

16:00h - 19:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

BRASIL ACCIDENTE (Actualización)

Tragedia aérea en aeropuerto de Sao Paulo cumple 10 años sin ninguna condena

El accidente aéreo de un avión de la aerolínea brasileña TAM que en 2007 dejó 199 muertos en el aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, cumple hoy diez años sin que nadie haya sido condenado por la tragedia, recordaron los familiares de las víctimas.

Sao Paulo, 17 jul (EFE).- El accidente aéreo de un avión de la aerolínea brasileña TAM que en 2007 dejó 199 muertos en el aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, cumple hoy diez años sin que nadie haya sido condenado por la tragedia, recordaron los familiares de las víctimas.

Los hechos ocurrieron la tarde del 17 de julio de 2007 cuando un avión de TAM que volaba entre Porto Alegre (sur de Brasil) y Sao Paulo chocó contra un hangar de la propia compañía antes de explotar y de provocar la muerte de 187 ocupantes de la aeronave y de 12 personas que estaban en tierra.

El mal estado de la pista y el mal tiempo en el momento del accidente fueron apuntados como las causas del accidente.

La Fiscalía llegó a denunciar penalmente a tres personas por su responsabilidad en la tragedia: el entonces director de seguridad de TAM, Marco Aurélio dos Santos de Miranda; el vicepresidente de operaciones de la aerolínea en la época, Alberto Fajerman, y Denise Abreu, quien era directora de la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac).

No obstante, la justicia no aceptó la denuncia y en 2015 absolvió a los tres acusados.

Una investigación de la Policía Federal concluyó que el accidente se debió a un error de los pilotos del Airbus 320, que habrían usado los aceleradores de manera diferente a la recomendada.

Con motivo de los diez años del accidente, las familias de las víctimas realizaron este lunes un homenaje a todas ellas en el memorial que se encuentra a pocos metros del lugar de los hechos.

Una treintena de familiares depositaron flores alrededor de todo el monumento, ornamentado en la base con unas estrellas amarillas en cuyo interior estaban escritos los nombres de las víctimas.

En comunión recordaron a sus seres queridos y oraron cogidos de las manos por aquellos que perecieron en la tragedia como una forma de homenaje.