¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FÚTBOL BRASIL

Vasco pierde derecho a usar estadio en seis partidos por incidentes violentos

Un tribunal deportivo sancionó hoy al club Vasco da Gama con la pérdida del derecho a usar su estadio en los próximos seis partidos del Campeonato Brasileño que juegue como local, por su responsabilidad en los incidentes violentos de hace nueve días que dejaron un muerto y tres heridos.

El Superior Tribunal de Justicia Deportiva (STJE) de Brasil también le impuso al club una multa de 75.000 reales (unos 23.437 dólares) y confirmó la decisión de mantener cerrado provisionalmente el estadio Sao Januario, donde se registraron los incidentes.

La sentencia fue dictada tras un juicio de cerca de cuatro horas en la sede del tribunal.

La decisión obliga al Vasco a buscar otro estadio, distante al menos 100 kilómetros de Río de Janeiro, para los próximos seis partidos en que será anfitrión en el torneo.

Los magistrados concluyeron que el Vasco fue en parte responsable de los incidentes por "no prevenir ni reprimir los desórdenes, el intento de invasión a la cancha y el lanzamiento de objetos y bombas al césped".

De acuerdo con la sentencia, el club igualmente tuvo culpa por no contar "con la infraestructura necesaria para garantizar la seguridad no solo de los hinchas y de los asistentes sino también de los periodistas".

El presidente del Vasco da Gama, Eurico Miranda, que asistió al juicio, alegó que el club no puede ser sancionado por las acciones de "una docena de vándalos" sin vínculo con la institución.

El dirigente aseguró que el club presentará un recurso contra una decisión que consideró "injustificada" y "severa".

Los incidentes ocurrieron el 8 de julio pasado cuando un aficionado del Vasco da Gama murió en un enfrentamiento con la policía registrado al finalizar el derbi carioca en que el Flamengo se impuso por 1-0 en la duodécima jornada de la liga brasileña.

La víctima, de 27 años, recibió un tiro en el pecho en una de las puertas de acceso al estadio, supuestamente disparado por un agente de la Policía Militarizada.

Otras tres personas resultaron heridas de bala.

Los incidentes empezaron al finalizar el partido, después que parte de la afición del Vasco da Gama intentó saltar al campo de juego del estadio de Sao Januario y fue reprimida por la policía.

Aficionados lanzaron al césped todo tipo de objetos, incluyendo bombas caseras, e impidieron que los jugadores del Flamengo y los árbitros pudieran entrar al túnel de vestuarios.

Cargando