¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HONDURAS EDUCACIÓN

Presidente hondureño aboga por el diálogo para resolver crisis en universidad

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, abogó hoy por la renovación del diálogo entre las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y los estudiantes, después de un enfrentamiento este lunes que dejó al menos doce personas lesionadas.

Al ser consultado sobre la crisis en la UNAH, Hernández contestó que en estos momentos el diálogo entre las autoridades universitarias y los miembros del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) "es lo obligado" para resolver las diferencias.

"Creo que vale la pena sentarse a reflexionar, repito, hablando se entiende la gente, son los referentes del estudio en Honduras por lo tanto demuéstrenlo", subrayó el gobernante hondureño en declaraciones a Radio América de Tegucigalpa.

Exhortó a los manifestantes a que "depongan sus actitudes violentas, que busquen la manera de entenderse", y reconoció que los estudiantes tienen derecho a participar en los procesos de reconstrucción de la UNAH bajo los parámetros que la Constitución establece.

Hernández enfatizó que las autoridades de la universidad deben "poner orden" en la institución, y lamentó el enfrentamiento ocurrido este lunes entre guardias de seguridad privada y estudiantes del campus que se resisten a desalojar los edificios y exigen la renuncia de la rectora Julieta Castellanos.

El choque violento dejó al menos doce personas lesionadas, la mayoría miembros del MEU, quienes respondieron al intento de desalojo lanzando piedras y palos a guardias privados, que en principio intentaron dialogar con los manifestantes pero luego repelieron el ataque con golpes.

Las autoridades de la UNAH informaron este lunes en un comunicado de que debido a la ocupación de edificios que mantienen "personas encapuchadas" decidieron "contratar los servicios profesionales de una empresa (de seguridad) para proteger y garantizar el derecho a la educación superior".

Los manifestantes colocaron "obstáculos en las áreas de ingreso a los edificios" y han hecho uso de "actos de fuerza y de violencia", lo que ha producido pérdidas de clases, por lo que el segundo período académico podría extenderse y está en riesgo el desarrollo del tercero, añaden las autoridades de la UNAH.

Tras el enfrentamiento, los estudiantes continúan la protesta y realizan una caminata por las instalaciones de la universidad para interrumpir las clases en todas las aulas.

El gobernante hondureño dijo que sería "muy ligero" que el Congreso Nacional intervenga en el conflicto de la universidad porque puede haber algún "ingrediente político ideológico".

El MEU exige que la rectora Castellanos renuncie al cargo y se suspenda una acusación judicial que pende contra una veintena de alumnos por supuestas usurpación de la universidad.

Los estudiantes son acusados de irrumpir el 24 de abril de 2017 en el edificio administrativo de la UNAH, donde al parecer se enfrentaron a golpes con los guardias de seguridad.

Los miembros del MEU también han protestado por la sentencia condenatoria contra los exestudiantes Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa por el delito de usurpación de bienes, por lo que pueden enfrentar hasta 4 años de prisión conmutables.

Los tres fueron declarados culpables el pasado 7 de junio por el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa por paralizar del 13 al 19 de julio de 2016 las actividades en la UNAH por la ocupación de la institución para exigir mejor calidad educativa y rechazar unas reformas académicas que impulsaba entonces la universidad.

Cargando