¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HONDURAS JUSTICIA

Declaran culpable a exdirectivo judicial hondureño por tráfico de influencias

El exvicepresidente del Consejo de la Judicatura y la Carrera Judicial de Honduras Teodoro Bonilla fue declarado hoy culpable de tráfico de influencias, por lo que fue enviado a prisión y puede enfrentar hasta 9 años de cárcel.

La resolución condenatoria fue emitida este viernes "por unanimidad" por el Tribunal de Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, que ordenó a Bonilla pagar una multa de hasta 300.000 lempiras (12.711 dólares) y dictó las penas accesorias de inhabilitación absoluta mientras dure la condena.

Bonilla era acusado por la Fiscalía hondureña de influir en las sentencias de dos juezas en un caso denominado "Shalom", en el que dos parientes suyos fueron declarados culpables en septiembre de 2016 por lavado de activos.

Según las investigaciones de la Fiscalía, las juezas Delmy López Paz y Liz María Núñez recibieron "comunicaciones directas e indirectas" del exdirectivo para que dictarán "resoluciones" a favor de Carlos y Denis Bonilla, familiares del acusado.

Sin embargo, los parientes de Bonilla fueron declarados culpables, ya que ambos "lavaron", en conjunto, a través de sus empresas, más de 133 millones de lempiras (5,6 millones de dólares), por lo que podrían purgar una pena de hasta 20 años de prisión, según las autoridades judiciales.

Los jueces también decidieron cambiar el arresto domiciliario por la prisión preventiva decretada en febrero de 2016 para Bonilla, quien fue suspendido del cargo ese mismo mes, y fijaron para el próximo 21 de agosto la audiencia de individualización de pena y sentencia, según el fallo.

El portavoz del Ministerio Público, Carlos Morazán, dijo a periodistas que el fallo judicial "es coherente" con las pruebas presentadas por la Fiscalía en el proceso judicial.

Señaló que la resolución del Tribunal de Sentencia "está acorde con el compromiso de las máximas autoridades del Ministerio Público de luchar de frente contra la corrupción".

Morazán indicó que el Instituto Nacional Penitenciario será el encargado de decidir la cárcel a la que será enviado el ex alto cargo judicial.

El portavoz de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Juan Jiménez, dijo a periodistas que la sentencia judicial establece "la responsabilidad penal" de Bonilla al realizar "tráfico de influencias para preliberar a personas que estaban procesadas por lavado de activos".

Destacó que el caso del exdirectivo judicial es el primero en el que se logra una condena por tráfico de influencias y ello "marca una ruta de acción en Honduras en relación a delitos de corrupción" para que los funcionarios y empresarios "tengan en cuenta que acá las cosas han cambiado".

El portavoz de la Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), Juan Jiménez, señaló sobre la condena que en Honduras no se puede "estar torciendo el espíritu de la ley, no podemos estar torciendo la justicia y es clara señal de que el combate a la corrupción está dando resultado".

Enfatizó que en Honduras hay personas que creen que "ejercer influencias" se trata de "un juego menor, de un hecho aislado o que no significa un delito".

Las juezas Delmy López Paz y Liz María Núñez, está ultima en prisión, "violaron sus principios de independencia y se dejaron influenciar" por Bonilla, subrayó Jiménez, y dijo que espera que ambas respondan ante la Justicia hondureña por "no haber cumplido su deber".

Cargando