¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL CORRUPCIÓN

Magistrado de Supremo determina libertad de un exasesor de confianza de Temer

Un magistrado del Supremo determinó hoy la puesta en libertad del exdiputado Rodrigo Rocha Loures, quien actuó como intermediario en las reuniones entre el presidente brasileño, Michel Temer, y un empresario que acusa al mandatario de corrupción, informaron fuentes oficiales.

El magistrado Luiz Edon Fachin, responsable por las investigaciones de la trama corrupta en la estatal Petrobras en la Corte Suprema, decidió dejar en libertad al exlegislador, casi un mes después de autorizar su detención.

De acuerdo con el magistrado, Rocha Loures no podrá salir del país, deberá volver a casa por las noches, los fines de semana será controlado electrónicamente y no podrá mantener contacto con otros investigados o testigos del proceso abierto en su contra.

El exdiputado, un hombre de la mayor confianza del presidente, fue denunciado por la Fiscalía junto a Temer por el delito de corrupción pasiva, en base a las confesiones realizadas por directivos de grupo JBS, una de las mayores exportadoras de carne del mundo.

Rocha Loures, además de intermediar en las reuniones entre Temer y Batista, protagonizó una de las escenas más insólitas del escándalo desatado en torno al mandatario, que se resiste a renunciar.

Hace dos meses, cuando ya era vigilado por la Policía Federal, Rocha Loures fue filmado cuando se reunía con un emisario de Batista en una pizzería de Sao Paulo, recibía una maleta y corría en dirección a un taxi.

La maleta, según se supo después y él propio admitió, contenía 500.000 reales (unos 160.000 dólares) que corresponderían a sobornos que pagaba el grupo JBS al entorno de Temer, según ha confesado el propio Batista en un acuerdo de cooperación judicial.

Mediante ese acuerdo, Batista también dijo que pagaba comisiones ilegales a Temer a cambio de favores políticos a su grupo desde 2010 y que esa relación ilícita se ha mantenido desde que el gobernante asumió el poder, en mayo del año pasado, cuando comenzó el juicio político que acabó con la destitución de Dilma Rousseff.

La confesión ha puesto contra las cuerdas a Temer, que articula apoyos para evitar que la denuncia por corrupción pasiva avance en el Congreso y llegue al pleno del Supremo, que tendrá la última palabra.

Cargando