¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

las_farc_sin_armas

Los Desafíos de una Colombia sin las Farc

Los retos son enormes y plantean la necesidad de reformas profundas para que haya verdaderos cambios.

En Caracol Radio consultamos dos analistas, frecuentes panelistas de Hora 20, para poner sobre la mesa cuales serían los objetivos más difíciles de alcanzar una vez se materializa el fin principal del acuerdo de paz, el desarme.

Hoy cuando salen de circulación las armas personales de algo más de siete mil guerrilleros y casi tres mil milicianos, lo difícil es pensar en como el Estado, con todas sus limitaciones va a cumplir lo que pactó.

Sandra Borda, politóloga y analista concentra los retos y obstáculos para materializar el acuerdo de paz plenamente, precisamente en ese aspecto, un Estado débil y un país polarizado que se resistirá a la apertura democrática y el respeto de las ideas de quienes dejaron las armas.

“El país se va a enfrentar con varios desafíos si el objetivo ultimo es la paz y la profundización de la democracia. El primer obstáculo es la reducida capacidad del Estado para cumplir lo pactado, se acordaron muchas transformaciones muy complejas y no veo que tengamos la capacidad de sacarlas adelante para que sean una realidad para bien de las Farc y del país en general … La incapacidad estatal está en la falta de presencia, de recursos, de efectividad… El otro desafío es la reorganización política que tenemos que adelantar, el ingreso de las Farc a la política implica una apertura en las ideas del debate nacional, que haya reglas de juego mas abiertas con mejores espacios para nuevas fuerzas”, explicó.

Eso en materia domestica porque en el campo internacional Colombia ya tiene un territorio ganado por el simple hecho de intentar la paz y lograrla a toda costa a pesar de las adversidades.

Para Marcos Peckel, internacionalista, los ojos del mundo se volcaron hacia Colombia por el enorme paso que se está dando al desarmar la guerrilla más vieja del continente y más allá de lo que se demore o dificulte la implementación del acuerdo siempre será un beneficio para la región tener un vecino sin conflicto.

“El acuerdo ha tenido un gran apoyo de América y Europa, Estados Unidos, con sus matices, tienen respaldo y, bueno, después de dejar las armas están legítimamente respaldados y reconocidos por la comunidad internacional… el verdadero problema es el país, lo que pasa adentro, lo que vemos es que las zonas que ellos evacuaron fueron copadas por otros grupos y al Estado le ha quedado imposible controlar el territorio y eso es lo que no esta bien visto desde afuera”, añadió.

Así las cosas ahora los ojos del mundo y los de los colombianos en general apuntarán su mirada hacia la reincorporación de los guerrilleros, su ejercicio político y las reformas acordadas para determinar si el resultado del proceso de paz fue esa transformación total del país que se prometió.

Cargando