¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CHILE EDUCACIÓN

El circo y la mejor profesora del mundo se unen para educar jóvenes chilenos

El Circo del Mundo de Chile y Maggie MacDonnell, ganadora del Global Teacher Prize 2017 -conocido como el Premio Nobel de la educación-, unieron hoy sus métodos y sus fuerzas para potenciar herramientas que mejoren la educación de los jóvenes chilenos.

El proyecto del Circo del Mundo y el de MacDonnell, que recibió el galardón por un programa educativo en la aldea esquimal Salluit (Canadá), se basan en el ejercicio físico como forma de mejorar la vida de los jóvenes en riesgo de exclusión social.

"En Chile he encontrado a gente que también quiere ayudar a los jóvenes con la misma solución que yo encontré, que usa la actividad física para mejorar la vida, la creatividad de la gente joven de forma que conseguimos una transformación positiva. Creo que es maravilloso", explicó MacDonnell a Efe.

La maestra, cuyo proyecto en Salluit redujo drásticamente los altos niveles de deserción escolar, embarazos juveniles y abuso sexual, afirmó que sus métodos han dado resultado en varios países y animó a los Gobiernos a que los incluya en sus programas.

"Lo hemos utilizado en Canadá, Tanzania y ha funcionado. Estoy emocionada por ver algo similar aquí. Ojalá el sistema educativo fuera más flexible e incorporase alternativas como esta", indicó.

Por su parte, la encargada de educación del Circo del Mundo, Carolina Osses, destacó que el intercambio de ideas de su proyecto "Cuerdas Firmes" con los principios de MacDonnell es una experiencia enriquecedora para ambas partes.

"Creo que para nosotros la experiencia de poder conocer a alguien que está trabajando con tanto éxito en una comunidad es un aprendizaje. Para ella va a ser como descubrir que en estos extremos del mundo también utilizamos estas temáticas de forma seria y responsable", señaló Osses.

Además, sostuvo que el proyecto "Cuerdas Firmes" del Circo del Mundo ayuda a los jóvenes en riesgo de exclusión a potenciar sus habilidades socioemocionales que les sirvan de ayuda en situaciones cotidianas como la escuela o el trabajo.

"Está demostrado que estos chicos tienen habilidades técnicas, pero les falta desarrollo en habilidades socioemocionales. Por eso cuando salen de los colegios y van a trabajar no duran mucho en los empleos. Así se explica el alto desempleo en Chile o los 'ninis', que ni estudian ni trabajan", añadió.

Osses indicó que desde su inicio en 2014, más de 600 jóvenes han pasado ya por "Cuerdas Firmes", y se mostró convencida sobre el beneficio que los chicos experimentan.

"Se ha descubierto que muchos de los niños o jóvenes que están acostumbrados a vivir o a trabajar en la calle están acostumbrados a una cierta adrenalina, a vivir siempre jugando con el riesgo. Cuando se insertan en programas de rehabilitación, lo echan de menos. El circo sustituye este riesgo por uno controlado, en un marco cuidado y prevenido", agregó.

La encargada de educación del Circo del Mundo destacó la influencia de este arte en la sociedad chilena, un elemento que, a su juicio, facilita la aceptación entre los jóvenes.

"El circo está hasta en los pueblos más pequeños. Por eso es un lenguaje que ellos entienden y nos permite fomentar valores como la disciplina, la creatividad o el rigor", concluyó.

Cargando