¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Caracol Radio lo acompaña en su regreso a casa. Conozca minuto a minuto la movilidad en Bogotá #ParoDeTaxistas

Conflicto armado ha dejado 20 mil víctimas de violencia sexual en Colombia

La cifra se da en el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos.

El objetivo que tiene el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia es lanzar su campaña #MásFuertesJuntos. A través de esta iniciativa, el CICR busca que la ciudadanía conozca mejor esta dura realidad y exprese sus mensajes de solidaridad y apoyo con las víctimas.

Dice el reporte reciente que:“Entre 1985 y la actualidad más de 20.000 personas han sido registradas por el Estado como víctimas de conductas contra su libertad e integridad sexual en el marco del conflicto y la violencia armada, según datos de la Unidad para las Víctimas. Las cifras, sin embargo, adolecen de un importante subregistro, condicionado por el miedo de las víctimas a hablar, la falta de acceso a servicios y el desconocimiento de las rutas de atención”.

Según Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia: “La violencia sexual cometida tanto en el marco del conflicto armado como de otras situaciones de violencia supone una tragedia personal para miles de personas en este país. Pero es también una afrenta a la sociedad colombiana en su conjunto, que tiene la responsabilidad de apoyar a estas personas para salir adelante y sanar sus heridas físicas y psicológicas”, indicó >

Por su parte, Anne Sylvie Linder, asesora del CICR para la temática de Mujer y Guerra, expresó que luego de un trabajo realizado durante los últimos tres años, la Institución encontró que en muchos casos las sobrevivientes afirman que también sus madres, hermanas, hijas o abuelas han sufrido agresiones de este tipo. “Se trata de un fenómeno recurrente y transgeneracional, por la persistencia del conflicto armado en el país y por el hecho de que esta práctica también tiene lugar fuera de contextos de violencia armada”, precisó Linder.

Cargando