¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

HONDURAS CÁRCELES

Presidente hondureño dice muerte de 2 reos es reacción por traslado de presos

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo hoy que la muerte de dos reos en una cárcel de alta seguridad en menos de 24 horas es una reacción por el traslado a nuevos centros penales, que ha causado "un shock" entre los presos y ha aumentado su agresividad.

"Es impresionante cómo los miembros de estos grupos criminales se vuelven tan agresivos frente a miembros de sus propios grupos, solo porque disienten en algunas cosas", indicó Hernández en una comparecencia ante la prensa en la Casa Presidencial.

Agregó que fueron enviados a "celdas especiales" supuestos responsables de la muerte de dos presos en el interior de la cárcel de alta seguridad de Morocelí, departamento oriental de El Paraíso, conocida como El Pozo II, que alberga a más de 800 reos.

El cuerpo de César Alejandro Chavarría, de 19 años, fue hallado la madrugada de este lunes en una celda de la Cárcel de Morocelí, donde el domingo murió César Osorio Gordón, de 32 años, durante una pelea entre miembros de la pandilla 18.

Los prisioneros peligrosos que han sido trasladados desde hace meses a cárceles de alta seguridad antes tenían acceso a "aguardientes, drogas" y "un montón de libertades", y el nuevo sistema carcelario ha sido "un shock para ellos, porque les cambia el temperamento", subrayó Hernández.

Añadió que las autoridades hondureñas investigarán el "grado de responsabilidad" que tienen los custodios de la cárcel en la muerte de los dos prisioneros.

El gobernante enfatizó que su país ha "mejorado mucho en seguridad", pero que su Gobierno no puede "descuidar" el tema del control del sistema penitenciario.

"Vamos por buen camino, pero no vamos a arreglar en pocos meses lo que durante un siglo estuvo descuidado", acotó.

En la cárcel de Morocelí, similar a otra construida en el occidental departamento de Santa Bárbara, conocida como "El Pozo I", en la que también guardan prisión reos de alta peligrosidad, los presos están aislados y no se les permite ningún tipo de visitas, excepto de sus defensas cuando el caso lo amerite, según las autoridades hondureñas.

De acuerdo con las autoridades hondureñas, el 80 % de los ataques y masacres perpetradas en el país centroamericano son ordenadas por pandilleros que operan desde las cárceles.

El sistema penitenciario de Honduras, compuesto por una treintena de cárceles, alberga a 17.712 presos, cuando su capacidad máxima es de 8.000, y menos de la mitad de los reclusos han sido sentenciados, según cifras oficiales.

Cargando