Escuche ahora

Hora 20


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

R.CENTROAFRICANA VIOLENCIA

Las milicias y el Gobierno centroafricano acuerdan un alto el fuego

El Gobierno de República Centroafricana y los grupos político-militares del país acordaron hoy en Roma un alto el fuego, gracias a la mediación de la organización Sant'Egidio, que considera este compromiso "la primera etapa hacia una paz definitiva".

La asociación humanitaria ha señalado que este pacto político abre la vía a "un camino hacia la pacificación" de República Centroafricana, en guerra civil desde diciembre de 2012 y con graves tensiones internas que han provocado numerosas víctimas y miles de refugiados.

El presidente de la agrupación católica, Marco Impagliazzo, dijo en rueda de prensa que las partes se comprometen a "la inmediata aceptación de un alto el fuego en todo el territorio nacional y bajo el control de la comunidad internacional".

"Nos comprometemos a la puesta en práctica inmediata por parte de los grupos político-militares de un alto el fuego en todo el territorio nacional, con el control de la comunidad internacional, como etapa fundamental para un camino hacia la paz definitiva, para el cese de todo tipo de hostilidades", señala la declaración.

En paralelo, el Gobierno se compromete a permitir la representatividad de todos los grupos político-militares "en el desarrollo de la vida política y democrática del país".

Las partes han acordado también "respetar a las autoridades legítimas" surgidas de las elecciones presidenciales de diciembre de 2016 y "trabajar para construir una dinámica de reconciliación", puntualizó Impagliazzo.

Por otro lado, se fomentará la libre de circulación de personas y bienes por el país, eliminando "todas las barreras ilegales que han sido creadas hasta este momento".

Desde el punto de vista humanitario, los firmantes se comprometen a aplicar los programas nacionales de reconstrucción y desarrollo y, sobre todo, a permitir la libre circulación de las ONG nacionales e internacionales, así como a garantizar su protección después de los actos de violencia de los que han sido objeto.

Los firmantes son, por parte del Gobierno, el ministro de Exteriores, Charles Armel Doubane, y Georges Isidore Alphonse Dibert, consejero político del presidente de la República, Faustin-Archange Touadéra.

Doubane expresó su satisfacción por este acuerdo y lo definió como "una oportunidad para poner fin a la violencia".

"Necesitamos la paz para construir otro país, un nuevo país (...) Con este acuerdo tenemos muchas oportunidades de llevar la paz al corazón de África", declaró el titular de Exteriores en una breve comparecencia ante la prensa.

Por el otro lado, firmaron el acuerdo representantes de todos los grupos político-militares que operan en el país, como el Frente Popular para la Renovación en la República Centroafricana (FPRC), la Unión por la Paz en la República Centroafricana (UPC) o el Frente Democrático del Pueblo Centroafricano (FDPC).

También las milicias cristianas de Coordinación Antibalaka y la coalición rebelde Seleka, apoyada por milicias musulmanas, así como la Unión de Fuerzas Republicanas de Florian (UFR-F), la Unión para la Paz en Centroáfrica (UPC), la Revolución Justicia (RJ SAYO) o el Movimiento Político por Centroáfrica (MPC), entre otros.

En la firma también participaron el jefe de la misión de Naciones Unidas en el país, el gabonés Parfait Onanga-Anyanga; el viceministro italiano de Exteriores, Mario Giro; el vicepresidente de la Asamblea Nacional de la República Centroafricana, Timoleon Baijoua, y otros representantes políticos.