Especiales Caracol

Diana Uribe

11:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

YIHADISTAS IRAK (Previsión)

Fuerzas iraquíes avanzan dentro del complejo casco antiguo de Mosul

Las fuerzas conjuntas iraquíes avanzaron hoy en el interior del casco antiguo de la ciudad de Mosul, después de lanzar ayer una nueva ofensiva contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) atrincherados en esta zona.

Mosul (Irak), 19 jun (EFE).- Las fuerzas conjuntas iraquíes avanzaron hoy en el interior del casco antiguo de la ciudad de Mosul, después de lanzar ayer una nueva ofensiva contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) atrincherados en esta zona.

Un comandante de las Fuerzas Antiterroristas iraquíes, Maan al Saadi, dijo a Efe que sus unidades irrumpieron en el casco antiguo después de romper una barrera defensiva del EI y lograron avanzar dentro de la ciudad vieja.

Asimismo, hicieron explotar ocho vehículos bomba que se encontraban en el acceso a la misma y desactivaron decenas de artefactos explosivos plantados para dificultar la entrada de los adversarios.

Además, mataron a "decenas de combatientes" del EI y detuvieron al cabecilla yihadista Muafaq Ibrahim al Abid, apodado "el espadachín", según Al Saadi.

El comandante detalló que las fuerzas especiales del Cuerpo Antiterrorista avanzaron en los callejones a pie e irrumpieron en varias viviendas, y aprovecharon las brechas abiertas por el EI en las paredes de los edificios para moverse sin salir al descubierto.

Por otra parte, el comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat, dijo en un comunicado que sus hombres avanzaron "rápidamente" en el casco antiguo y se aproximaron a la calle Al Faruq, ubicada en el centro del mismo.

Al mismo tiempo, las unidades policiales buscan hacerse con el control de la iglesia Al Shamaun y la mezquita Al Hamdín, en la zona de Bab al Beid, ubicada en el sur de la zona histórica.

Shaker Yaudat informó de que mataron al terrorista Abu Bakr al Masri, uno de los comandantes militares del EI en la zona de Bab al Yadid, así como al "gobernador" del EI del casco antiguo de Mosul, Nayem Jairalá al Yaburi.

Mientras las tropas avanzan sobre el terreno, la aviación del Ejército nacional y de la coalición internacional liderada por EEUU bombardea desde el aire objetivos del EI.

Hoy los aviones gubernamentales lanzaron 500.000 panfletos sobre el casco antiguo para informar a sus habitantes de que las fuerzas iraquíes ya han entrado en la zona y la rodean.

Además, los octavillas solicitan a los civiles alejarse de los espacios abiertos y "aprovechar cualquier oportunidad ofrecida por las tropas para dirigirse hacia ellas (y ser evacuados) para no ser usados como escudos humanos" por el EI.

Las fuerzas también emplearon altavoces, situados en la otra orilla del río Tigris, en frente del casco antiguo, para prometerles a los residentes que su sufrimiento está "a punto de terminar" y para pedir a los yihadistas que se rindan.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa iraquí anunció en un comunicado que las tropas encontraron una fábrica de armamento en uno de los barrios recientemente recuperados en el oeste de Mosul.

En la fábrica requisaron 21 misiles, cuatro cohetes y proyectiles de mortero, además de seis lanzagranadas portátiles.

Las fuerzas conjuntas iraquíes -integradas por unidades del Ejército, distintos cuerpos policiales y fuerzas especiales- anunciaron ayer el comienzo de una nueva ofensiva sobre el casco antiguo de Mosul, donde los yihadistas se atrincheran desde hace semanas.

El asalto terrestre se desarrolla en tres frentes -noroeste, oeste y sur del casco antiguo- y el avance es complicado debido a la presencia de un elevado número de civiles y de las estrechas calles del barrio, por las que no pueden acceder los blindados.

Las tropas gubernamentales han recuperado el control de la mayor parte de los barrios de la orilla occidental de Mosul -dividida en dos por el río Tigris-, pero el EI ha mostrado especial resistencia en el casco antiguo, donde se calcula que están bloqueados unos 100.000 civiles.

Anteriormente, las fuerzas conjuntas consiguieron expulsar a los yihadistas de la orilla oriental de Mosul en una campaña que duró unos tres meses, entre octubre de 2016 y enero de 2017.

El EI conquistó Mosul en junio de 2014 y desde esta ciudad declaró el "califato islámico" que impuso en los territorios que llegó a controlar en Irak y la vecina Siria.