¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

G20 CUMBRE (Actualización)

Merkel confía en una cumbre del G20 "segura" y pide protestas "pacíficas"

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su confianza en que la cumbre del G20, que reunirá en julio en Hamburgo a los líderes de las grandes potencias y países emergentes, sea un evento "constructivo", y reconoció el derecho a criticarlo, pero pidió que las protestas sean "pacíficas".

Hamburgo, 19 jun (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su confianza en que la cumbre del G20, que reunirá en julio en Hamburgo a los líderes de las grandes potencias y países emergentes, sea un evento "constructivo", y reconoció el derecho a criticarlo, pero pidió que las protestas sean "pacíficas".

Merkel hizo este llamamiento en el foro con participación de ONG internacionales previo a la cumbre, mientras la policía alemana investiga si activistas antisistema se encuentran tras la docena de sabotajes registrados la pasada madrugada en el sistema de cableado de la red ferroviaria del país.

En un debate con representantes de la sociedad civil, Merkel asumió que ante el G20, que preside por turno Alemania, "hay muchas "resistencias, hay grandes esperanzas y a menudo los pasos que se dan son pequeños".

Especialmente la presencia en Hamburgo del presidente estadounidense, Donald Trump, del turco Recep Tayyip Erdog y del ruso Vladímir Putin convierte la cita en un desafío para las fuerzas de seguridad, que han dispuesto un operativo de 15.000 agentes ante la alarma antiterrorista generalizada y el cúmulo de protestas convocadas.

Hay unas 26 marchas de distinto signo autorizadas entre el 2 y el 9 de julio, desde las convocadas por organizaciones como ATTAC y grupos de izquierda hasta las de grupos radicales llamados "autonómos" o dispuestos a la violencia.

Fuentes policiales estiman en unos 7.000 a 8.000 el número de militantes de la izquierda radical violenta que podrían concentrarse en Hamburgo en esos días, sea para llevar a cabo sus propias acciones de protesta o para infiltrarse en otras convocatorias.

Hamburgo es bastión tradicional de estos colectivos, agrupados en torno a la llamada "Rote Flora" -"flora roja"-, una casa ocupada desde 1989 en el centro de la ciudad, dentro de la zona donde quedarán prohibidas todas las manifestaciones en esos días por razones de seguridad.

El colectivo ha anunciado su propósito de presentar lo que denomina "resistencia militante" contra la celebración de la cumbre.

Merkel agradeció en su encuentro con las ONG tener detrás a una sociedad civil fuerte -"a veces también enfrente, para hacernos reflexionar", añadió-, aunque se mostró convencida de que las grandes metas globales sólo se podrán conseguir desde la unidad.

Tras destacar que la cumbre este año tiene lugar en un "contexto internacional difícil", confió en que será un acontecimiento "constructivo, bueno y seguro".

Frente a quienes consideran que el G20 es un foro vacío, recordó que tuvo su origen en la crisis financiera internacional, generada por unos mercados "totalmente descontrolados", y destacó las mejoras conseguidas gracias a la aprobación de reformas consensuadas.

En Hamburgo se pondrá el acento en la necesidad de que el crecimiento sea sostenible e inclusivo, y Berlín quiere sacar asimismo adelante un "ambicioso" proyecto para regular a la denominada banca en la sombra.

Un capítulo importante será la lucha contra el cambio climático, donde Merkel dejó claro que "el camino" sigue siendo el Acuerdo de París y la agenda de desarrollo sostenible de la ONU para el 2030.

"Y tras la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, más que nunca", recalcó la canciller.

Su obligación, dijo, es trabajar por una cooperación "sensata"; "EEUU es una parte importante del G20 y el Gobierno alemán le dará la bienvenida a pesar de todas las diferencias de opinión", afirmó.

La agenda de Alemania para la cumbre tiene también como prioridades el desarrollo de África, la digitalización, la formación de las mujeres y la salud global.

"Se dice fácil, pero no es tan sencillo en la práctica", señaló Merkel para recordar que sólo se incluirán en el comunicado final los puntos apoyados por unanimidad por todas las potencias del G20.

Cargando