Noticiero del Mediodía

12:00h - 13:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

RD CONGO VIOLENCIA

RDC rechaza una investigación internacional sobre los graves abusos en Kasai

El ministro de Justicia de la República Democrática del Congo (RDC), Alexis Thambwe Mwamba, rechazó hoy la propuesta de la ONU de establecer una investigación internacional para esclarecer los masivos abusos ocurridos en las provincias de Kasai Central y Oriental.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, hizo este llamamiento el pasado 9 de junio tras constatar que la respuesta de las autoridades de la RDC a su oferta de apoyar y proporcionar asistencia para una investigación conjunta no era suficiente.

No obstante, la propuesta de una investigación internacional fue categóricamente rechazada hoy por Thambwe en una rueda de prensa en Ginebra.

"Aceptar una investigación independiente es aceptar que el Congo no es un país independiente. Somos un país soberano, con 3.500 jueces civiles y 800 jueces militares, y podemos perfectamente llevar a cabo una investigación nosotros mismos", afirmó.

Explicó que su país ha logrado capturar a 83 milicianos y recuperar el control de las zonas que habían "ocupado", y que podrá "llevar a cabo de forma fehaciente" las investigaciones necesarias.

Consultado sobre las críticas vertidas por Zeid, el ministro dijo no compartirlas y rechazó que no hubieran respondido a lo solicitado por la ONU.

Zeid había afirmado que las autoridades "se quedaron cortas en su respuesta a lo que nosotros esperamos de una investigación adecuada, transparente y significativa".

Thambwe explicó que la RDC quiere llevar a cabo una investigación propia, pero que acepta la ayuda de expertos de la ONU, "siempre y cuando la dirección recaiga en manos nacionales", recalcó.

La oficina de Zeid ha recordado que desde agosto de 2016 unos 1,3 millones de personas de las provincias de Kasai se han visto desplazados internamente por la violencia y 30.000 han huido a Angola.

El conflicto estalló en agosto de 2016 en las provincias de Kasai cuando el líder de la milicia Kamuina Nsapu, que lleva su nombre, fue abatido por el Ejército y este grupo comenzó a vengarse al atacar a policías y militares, instituciones y símbolos estatales, como edificios gubernamentales, comisarías e iglesias, y reclutar a menores, de acuerdo con la ONU.

Las Fuerzas Armadas respondieron a los ataques con un contraataque que incluía disparar indiscriminadamente con armas automáticas en aldeas donde sospechaban la presencia de la milicia, redadas de viviendas y ejecutar a miembros y supuestos simpatizantes de la Kamuina Nsapu, según la misma fuente.

Sin embargo, el ministro achacó hoy la violencia al hecho de que tras la muerte de Kamuina Nsapu "por algún problema administrativo" el llamado a ser sucesor del difunto "no asumió el cargo" y esto hizo estallar el conflicto.

La oficina de Zeid ha documentado 42 fosas comunes, pero recalca que puede haber más y sospecha que fueron cavadas por miembros de las Fuerzas Armadas.

La oficina del alto comisionado dispone de informaciones sobre ejecuciones sumarias y otros asesinatos, entre ellos de niños, y acusaciones sobre violencia sexual desde agosto de 2016.