¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

NUEVA YORK DESFILE (Previsión)

Puertorriqueños acogen a Oscar López en su desfile, con menos asistencia

Los puertorriqueños celebraron hoy su tradicional desfile nacional en Nueva York, con mucha menos asistencia de la esperada tras la controversia en torno al independentista Oscar López Rivera, que fue acogido por la mayoría de sus compatriotas, aunque hubo quienes manifestaron su repudio.

Nueva York, 11 jun (EFE).- Los puertorriqueños celebraron hoy su tradicional desfile nacional en Nueva York, con mucha menos asistencia de la esperada tras la controversia en torno al independentista Oscar López Rivera, que fue acogido por la mayoría de sus compatriotas, aunque hubo quienes manifestaron su repudio.

López Rivera, que fue integrante del grupo independentista Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), al que se atribuyen un centenar de atentados en EEUU, presidió la primera carroza que recorrió la Quinta Avenida, escenario de la manifestación puertorriqueña más grande en este país.

El boricua de 74 años estuvo con su hija Clarissa y bajo la fuerte vigilancia de sus seguidores y algunos exmiembros de las FALN que también cumplieron cárcel y viajaron a Nueva York para apoyarle en el evento.

Pese a una menor asistencia de la habitual, el desfile, en el que participaron miles de personas, fue celebrado con el mismo entusiasmo, al son de los ritmos autóctonos de bomba y plena, salsa y el reguetón.

El independentista, que vestía una camiseta con la bandera blanca y negra de Puerto Rico en repudio a la junta fiscal que se ha impuesto a la isla para tomar decisiones por la crisis económica que afronta, observaba al público mientras tocaba su pecho.

La mayoría del público, detrás de las vallas y bajo las extremas medidas de seguridad de la policía, le dio una cálida bienvenida a su compatriota, entre ellos Shelly Becerril, quien aseguró que la presencia de López Rivera "fue lo mejor del desfile".

"Mucha gente no sabe que estuvo preso por defender a su gente, su cultura", afirmó, mientras que otro puertorriqueño, que se identificó como Jason, gritó ante el paso de la carroza: "Oscar, amor y respeto".

López Rivera que cumplió 35 años de cárcel por conspiración sediciosa y otros cargos por sus vínculos con las FALN, ha sido centro de una agria disputa por la decisión de la junta de reconocerle como "prócer de la libertad".

Esta denominación no gustó a muchos políticos, que rechazaron asistir, entre ellos el gobernador Andrew Cuomo, y tampoco a un gran número de patrocinadores que retiraron su apoyo al evento.

La controversia llegó hasta la catedral San Patricio, ya que por primera vez no se recibió, como es la tradición, a la directiva del desfile, que este año se realizó bajo el lema "Un pueblo, muchas voces" y que tuvo como gran mariscal al salsero Gilberto Santa Rosa.

"Se celebra esta fiesta porque tenemos historia en esta ciudad y he vivido parte de esa historia durante mi carrera en Nueva York. Para mí es un orgullo ser el mariscal", dijo el sonero, uno de varios artistas y atletas en este desfile que contó, además, con representación de varios municipios de la isla y de otros estados.

El desfile se caracterizó además por las múltiples protestas contra la junta fiscal impuesta por el Congreso de EE.UU. a la isla, cuyas decisiones están sobre las del Gobierno de Puerto Rico.

"Puerto Rico no se vende" y "No a la junta", eran algunos de los carteles que llevaban los manifestantes, algunos de los cuales viajaron desde la isla para exponer la realidad que afronta el país.

Entre ellos hubo representación del movimiento estudiantil para denunciar "las medidas de austeridad que ha impuesto el Gobierno y la antidemocrática junta fiscal, que quiere recortar la mitad del presupuesto a la Universidad de Puerto Rico", dijo a Efe el estudiante José Coss.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, marchó solo este año y no se acercó al público para estrechar manos como suele hacer, mientras que la presidenta del Concejo de Nueva York Melissa Mark-Viverito, que luchó por la excarcelación de López Rivera, acompañó al independentista en parte de su recorrido y no se unió a De Blasio.

La presidenta del desfile, Lorraine Cortés Vázquez, aseguró estar "extremadamente orgullosa" por la forma en que se desarrolló el desfile y por la resiliencia del pueblo puertorriqueño, e hizo un llamado de unidad.

Cargando