¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La carga de Melania dentro del matrimonio Trump

Según las personas cercanas a la pareja, la modelo disfruta estar atrás y dejar que Donald Trump sea el centro de atención.

Donald Trump y su esposa Melania Trump. /

En su última edición, la revista Vanity Fair publicó un artículo adentrándose en la vida matrimonial del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania, quien ha soportado las humillaciones de su marido y su grosería al frente del ojo público.

Desde que el magnate tomó posesión como presidente de los Estados Unidos, el pasado 20 de enero, Melania ha sido uno de los temas centrales de la opinión pública, pues desde ese día varios hechos hicieron que los medios especularan sobre su relación, siendo una muestra de cómo una mujer que se mantiene en privado está haciendo frente al intenso escrutinio público por el que está pasando.

Tradicionalmente, los presidentes se muestran como una familia feliz y saludable desde la posesión, aunque esto no se vio en los Trump, Desde el primer encuentro con Barack y Michelle Obama, cuando el presidente se bajó del carro y no espero a Melania para saludar a los antiguos inquilinos de la Casa Blanca, la sonrisa momentánea de la modelo a su esposo que se desvaneció en segundos o la incomodidad de la primera dama durante el primer baile de la nueva pareja presidencial, son algunos ejemplos que hicieron que en las redes sociales se volvieran tendencias las etiquetas #SaveMelania y #SadMelania.

La primera dama, quien es originaria de Eslovenia, es la tercera esposa de Donald Trump, a quien conoció en Nueva York en 1997 y con quien contrajo matrimonio en el 2005, después de siete años de relación. La revista señala que Trump “parece haber elegido deliberadamente a una mujer que sería a la vez guapa y cifrada, en un testamento físico de su virilidad y asombro”, un hecho reforzado con las actitudes y comentarios de Melania, quien se ha declarado como una esposa “no regañona” y quien vive bajo el lema “vive y deja vivir”.

Según las personas cercanas a la pareja, la modelo disfruta estar atrás y dejar que Donald Trump sea el centro de atención. Sin embargo, a lo largo de la relación, la pareja no ha mostrado felicidad ni unión y, con el tiempo, esto se ha ido evidenciando.

Pero como esposa, Melania se ha convertido en la portavoz del autoproclamado éxito de Trump, pues según amigos cercanos a la pareja como Michael D’Antonio, autor del libro “La Verdad Sobre Trump”, cuando él le pide que le recuerde a la gente lo buen esposo que es él, ella lo hace y le recuerda además su fama y su éxito.

A pesar de esto ella ha sido humillada públicamente por el magnate, pues cuando quedó embarazada de su hijo Barron, Trump accedió a tener un bebé con la modelo a cambio de que ella mantuviera su figura después del parto. Así mismo, afirmó que si Melania tuviera un accidente de tránsito solo la seguiría amando si conservara intactos sus pechos y varias mujeres, entre ellas periodistas, han denunciado que cuando Melania no está, el ahora presidente las ha besado en contra de su voluntad.

Hoy la modelo eslovena ha asumido el papel de Primera Dama que, al parecer, no quisiera tener. Durante la campaña no fue una figura fuerte, fue acusada de copiar un discurso de Michelle Obama de ocho años atrás y no ha comentado con respecto a las declaraciones que ha hecho Donald Trump sobre las mujeres. Sin embargo hoy está al tanto de los encuentros que ha sostenido el presidente Trump y en los cuales siempre está presente.

 

Cargando