¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL ENERGÍA

Sector brasileño de energía eólica espera restablecimiento político del país

Representantes del sector de energía eólica en Brasil, reunidos hoy en Sao Paulo, confían en un restablecimiento de la estabilidad política del país, que enfrenta una crisis en el Gobierno, y poder así garantizar la evolución que en los últimos años ha tenido esa área en el 'gigante suramericano'.

"Lo que existe es una extrema confusión política y no hay nada que pueda obstaculizar al país además de eso", afirmó Mario Araripe, presidente y fundador de Casa dos Ventos, empresa líder en el desarrollo de parques eólicos en Brasil, durante el encuentro celebrado en la mayor ciudad brasileña.

Para Araripe, Brasil tiene "el mejor viento del mundo", un recurso que, a diferencia del agua, "todavía no es del Gobierno" y ese factor permite menos trabas e interferencias, a pesar de los intentos de querer reglamentar el sector.

La cita en Sao Paulo se realizó con motivo de la conmemoración por los 25 años de operaciones de la energía eólica en el país, con la puesta en marcha en 1992 de la primera planta en la isla de Fernando de Noronha.

Según Gustavo Miranda, representante del sector de Fusiones y Adquisiciones del banco Santander Brasil, en el país se presentó un aumento de las inversiones en el sector entre octubre de 2016 y mayo de 2017, debido a un escenario económico levemente más favorable que en años anteriores.

El producto interior bruto (PIB) de Brasil terminó 2015 y 2016 con números rojos y una contracción superior al 3,5 % y las señales de una leve mejoría para 2017, según los analistas de mercado, no superan una expansión del 0,5 %.

Sobre esos inversores, detalló Miranda, se trata de "compradores extranjeros adquiriendo activos nacionales. Eso porque Brasil es muy volátil".

"Para los 'players' (actores) nacionales, conseguir capital es un esfuerzo muy grande, pues significa crear deudas en un país con incertidumbre de intereses y cambio", apuntó Miranda.

Durante la cita, se discutió sobre el cambio en el comando del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal ente de fomento del país y ahora presidido por Paulo Rabello de Castro, quien relevó a María Sílvia Bastos Marques, que renunció el último viernes en medio de la crisis del Ejecutivo.

"Era un cambio estructural muy fuerte ya con la llegada de María. Desde el punto de vista de mediana a largo plazo es adecuado, pero el problema es la velocidad, porque no se puede transformar el mercado tan rápidamente", evaluó Elbia Gannoum, presidenta de la Asociación Brasileña de Energía Eólica (ABEEólica).

Para los representantes del sector, el nuevo titular del BNDES debe mantener los cambios propuestos por su antecesora, aunque de una manera más flexible y próxima con la clase empresarial.

A juicio de Araripe, se debe tener "más cuidado en el mercado" para este tipo de cambios y recordó, por ejemplo, que todavía existe un retraso en los recursos que el BNDES debe entregar al complejo Ventos do Araripe III, en la frontera entre los estados de Piauí y Pernambuco, en el nordeste, y que tiene casi el 60 % de sus obras.

Ya para Gannoum, la permanencia al frente del Ministerio de Minas y Energía de Fernando Coelho Filho debe garantizarse a pesar de la crisis que ha llevado a que varios partidos retiren su apoyo al presidente, Michel Temer, y, por consecuencia, entreguen sus ministerios.

Coelho está "comprometido" con el sector energético y defiende los procesos de subastas de reservas, una "seguridad" para volver a las sendas del crecimiento y que antes habían sido suspendidos en el Gobierno de la entonces presidenta, Dilma Rousseff, citó Gannoum.

En el país la energía eólica responde por el 7,3 % de la matriz energética y la mayoría proviene de la región Nordeste, un escenario que deja a Brasil como la novena potencial por su capacidad instalada.

Cargando