¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El último viaje que atendió el Comandante de la Armada antes de morir

Llegó a Putumayo, saludó, abrazó, aplaudió. Y prometió regresar. La muerte se lo impidió.

Leonardo Santamaría en su último viaje /

No fue visible en medios. El almirante Leonardo Santamaría prefería delegar vocería a las regiones, a las zonas apartadas del país y él ocuparse de los temas gruesos: la reestructuración interna de la Armada (con quien siempre se vio fue con el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas) y los apoyos binacionales en ríos y mares en zonas de frontera, como ocurrió este jueves.

Su último viaje fue a Putumayo. Desde las 8:00 de la mañana del jueves 18 de mayo, abordó un avión de las FF.MM. en Catam, en Bogotá, y voló hasta Puerto Leguízamo. Lo esperaban decenas de sus hombres a orillas del río Putumayo. Los saludó, los aplaudió y abrazó a sus oficiales. Su rostro se veía risueño, estaba tranquilo y lleno de anécdotas.

Recibió reportes. Y al lado de delegados del Gobierno de Perú, observó cómo los buques “Reyes”, ARC “Silva”, “ARC “Cotuhé” con el Bongo Hospital, así como de la Marina de Guerra de Perú a bordo del BAP “Castilla” y la Plataforma Itinerante de Acción Social Putumayo II, zarparon adentrándose lentamente al amazonas por el río Amazonas. A los lados, indígenas, afrodescendientes le observaban su blanco impecable de su vestimenta.

“El Almirante inauguró una jornada de apoyo entre Colombia y Perú que recorre el río Putumayo con buques de ambos países. La idea era atender a todas las comunidades de este afluente y del río Amazonas. Les llevarán jornadas de recreación, salud, educación. Van entidades del Estado: el Sena, ICBF, cancillería”, relató el general Álvaro Cubillos, comandante de la Armada en Putumayo.

Lo observé en muy buena condición. Vi a mi almirante demasiado contento, feliz, atendió la ceremonia acompañado de su esposa. El acto no tuvo inconveniente, los buques zarparon sin problema. Él estuvo muy agradecido con la Fuerza Naval del Sur y agradeció- en su discurso- a las entidades del Estado que participaron en la actividad binacional”, recordó.

Santamaría almorzó, prometió retornar al Putumayo, a conocer los resultados del recorrido marítimo colombo- venezolano, pero la muerte se lo impidió. Regresó a Bogotá. Su vuelo partió a las 3:00 de la tarde desde Puerto Leguízamo hacia la capital. “Él me dijo que iba directo a su oficina, que tenía trabajo, asuntos por resolver”.

Este vieres 19 de mayo, horas después del encuentro, el almirante Santamaría falleció. Empezó con una dolencia en su corazón sobre las 4:00 de la mañana, en su vivienda en el norte de Bogotá, fue trasladado de urgencia hasta la Clínica Santafé, pero no aguantó. Murió producto de un paro cardiorrespiratorio, noticia que dejó perplejo al presidente Juan Manuel Santos, quien, en Twitter, lamentó lo ocurrido y expresó su solidaridad a su familia. También lo hizo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Es un dolor el que siente toda esta marina de guerra en Colombia”, resume el general Cubillos, mientras repasa las fotografías donde el almirante Santamaría, ayer en su último viaje, comparte con él, saluda, abraza, aplaude como si fuera el último día de su vía, como lamentablemente ocurrió.

Cargando