¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#Las5deCaracolLas noticias más importantes del día, para que se vaya a su cama bien informado.

ESPAÑA TOROS

Padilla, Morante y Manzanares, por la Puerta Grande en Jerez de la Frontera

Juan José Padilla, Morante de la Puebla y José María Manzanares cortaron dos orejas cada uno y salieron por la puerta grande en una triunfal corrida celebrada hoy en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera (sur).

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presentación, noblotes pero de escaso fuelle.

Juan José Padilla, palmas y dos orejas.

José Antonio "Morante de la Puebla", ovación y dos orejas.

José María Manzanares, oreja y oreja.

La plaza registró tres cuartos de entrada en tarde agradable.

---------------------

Y TODOS TAN CONTENTOS

Padilla tuvo en primer lugar un toro que se movió un tanto descompuesto, al que pasó por ambos pitones pero sin llegar a los tendidos, fallando, además, con los aceros. Su segundo fue un toro berrendo deslucido con el que Padilla estuvo muy entregado para encandilar a sus paisanos, de ahí que, tras matar certeramente, le premiaran con las dos orejas.

Morante saludo a la verónica a su primero como sólo él sabe hacerlo, además de instrumentar un precioso galleo por chicuelinas para llevarlo al caballo. Pero el toro llegó a la muleta muy parado. Apertura por alto y un cambio de mano enorme. Morante lo cuidó, siempre sin obligarle, dejando matices de su gracia y de su empaque, aunque faltara profundidad. Falló a espadas y saludó una ovación.

A su segundo toro lo recibió a pies juntos, y, muleta en mano, apareció la mano de seda de Morante. Guante de terciopelo para sembrar la gracia del natural. Pases por alto que fueron carteles y trincherillas cargadas de empaque. Estocada arriba y el acabose. Dos orejas para él.

Manzanares estuvo despegado con su primero, y, aunque fuera aplaudido por el público, lo cierto es que faltó conjunción y, sobre todo, emoción. Pinchó recibiendo y colocó después una en la yema.

El sexto de la tarde estaba inválido de los remos. Fue una faena técnicamente impecable que propició que el toro sacara clase y recorrido. Interesante labor que fue premiada con una oreja tras un pinchazo.

Cargando