Escuche ahora

Lo más Caracol

Carlos Castro Arias


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El "Plan pistola" tiene “contabilidad”

La Fiscalía reveló el detalle de los pagos que hace esa organización criminal a los encargados de atentar contra la Fuerza Pública.

Fiscalía

Fiscalía / Colprensa/Archivo

La estructura del Clan del Golfo tiene claramente definidos cargos y funciones de sus integrantes en las zonas donde delinquen o quieren hacer presencia.

Tienen informantes rurales, informantes urbanos, sicarios, jefes militares, logísticos y financieros. Además, la Operación Agamenón, el gran plan que tiene como objetivo la captura del máximo líder de ese grupo criminal, Dairo Antonio Usuga, logró identificar que en ciertas zonas del país tienen a su disposición cabecillas políticos, financieros y logísticos.

Como cualquier organización tienen un nomina definida que arranca con pagos de $200.000 y llegan a los $2 millones.

Los informantes rurales reciben $1’100.000 por servir de custodios de cultivos ilícitos y cobrar las extorsiones que otros se encargan de hacer. A los sicarios les pagan hasta $1’3000.000, pero puede aumentar de acuerdo al grado de jerarquía de la víctima.

Quienes están atentos de la llegada de personas extrañas y los movimientos de los policías en las ciudades, son los informantes urbanos. Se mezclan sin problema entre la población y como su nivel de riesgo es menor, el pago también lo es. No reciben más de $1 millón, pero ganan bonificaciones por el nivel de información que aporten a la organización.

Esos pagos estarían dirigidos a fortalecer su accionar criminal y reclutar más hombres, según la información en poder de la Fiscalía, la mayoría jóvenes que ubican en lugares deprimidos y donde la idea de ganar dinero los termina de convencer.