Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Informe de la CBF alerta sobre lesiones en la cabeza que pasan inadvertidas

La Confederación Brasileña recomienda que todo jugador que sufra un golpe en la cabeza sea sustituido de inmediato.

Alan Martin / Getty Images

Un estudio del departamento médico de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) alerta sobre las lesiones que sufren los futbolistas en la cabeza como consecuencia de choques durante los partidos y que, en la mayoría de los casos, pasan inadvertidos para jugadores y médicos.

El informe, divulgado este miércoles por la cadena de televisión Globo, fue realizado para saber cómo se lesionan los futbolistas durante los partidos. En la primera división del Campeonato Brasileño de 2016 se contabilizaron 299 lesiones durante los 380 partidos que se disputaron en el torneo.

En su gran mayoría (el 43 %) fueron lesiones musculares en los muslos, pero sorprendió que el 9 % fue en la cabeza, el mismo porcentaje de lesiones en la rodilla y en el tobillo.

Aunque la mayoría de las lesiones en la cabeza no deja síntomas visibles en un primer momento, los médicos recomiendan que cualquier jugador que sufra un choque en la cabeza sea sustituido de inmediato por un compañero, ante los riesgos posteriores que corre.

Entre ellos hay la pérdida de consciencia, pérdida de memoria, dolor de cabeza, vómitos, malestar y problemas de concentración.

El informe destaca que cuando hay un impacto en la cabeza, el cráneo se balancea y el cerebro bate contra la pared del cráneo, lo que puede causar daños irreversibles a largo plazo para el jugador.

En el caso de que el choque se repita más de una vez durante el partido, se puede producir una edema cerebral que puede llevar el jugador a entrar en coma o hasta la muerte.

Un ejemplo de los problemas que pueden causar los golpes en la cabeza es el del capitán de la selección brasileña que levantó en 1958 la primera Copa del Mundo conquistada por el país, Hilderaldo Bellini, quien, de tantos traumas craneanos que sufrió a lo largo de su carrera, desarrolló una enfermedad degenerativa en el cerebro asociada a los boxeadores.