¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

TENIS ARGENTINA (Perfil)

Juan Mónaco, el tenista que alcanzó la gloria y se transformó en galán

Juan Mónaco, ganador de nueve títulos ATP y ex número diez del mundo, puso hoy ,a los 33 años, fin a una carrera que comenzó en 2002, que tuvo su cumbre en 2012 y que incluyó la participación en el equipo campeón de la Copa Davis de 2016, al tiempo que su imagen se hacía habitual de la prensa rosa.

Buenos Aires, 15 may (EFE).- Juan Mónaco, ganador de nueve títulos ATP y ex número diez del mundo, puso hoy ,a los 33 años, fin a una carrera que comenzó en 2002, que tuvo su cumbre en 2012 y que incluyó la participación en el equipo campeón de la Copa Davis de 2016, al tiempo que su imagen se hacía habitual de la prensa rosa.

Mónaco, conocido como 'Pico', nació en la ciudad de Tandil, provincia de Buenos Aires, el 29 de marzo de 1984.

Dio sus primeros golpes en el Club Independiente de Tandil, la misma escuela en la que comenzaron algunos de sus compatriotas como Juan Martín del Potro y Mariano Zabaleta con el entrenador Marcelo 'Negro' Gómez, de quien 'Pico' admitió "aprender todo, desde como pegarle a la pelotita hasta cómo ser como persona".

Durante esta etapa formativa, Mónaco dividió su pasión entre dos deportes: el fútbol y el tenis.

Es fanático de Estudiantes y compitió en ligas aficionadas con el Club Universitario, en el que jugaba como mediocentro.

Pero también disputaba torneos regionales de tenis en los que cosechó muchos triunfos y recuerda haber tenido "rachas de hasta un año y medio sin perder".

A los 14 años, cuando la mayoría de los chicos cursan los primeros años de los estudios secundarios, Mónaco viajó a Miami para entrenarse en la academia que dirigía su compatriota José Luis 'Batata' Clerc, número cuatro de la clasificación de la ATP en 1981.

Un año después, Mónaco ingresó a la academia Sánchez-Casal, en Barcelona, donde conoció al británico Andy Murray y al español Rafael Nadal, de quien se hizo amigo y enfrentó no solo en la cancha de tenis sino también en partidos de PlayStation.

Después de cuatro años fuera de su país, Mónaco volvió a Buenos Aires decidido a transformarse en un profesional de la raqueta.

Su debut llegó en 2002. Disputó varios torneos de categoría future y trepó hasta el puesto 470 del escalafón mundial.

Su carrera comenzó a progresar en 2004 y 2005, años en los que ganó el torneo challenger de Sao Paulo y disputó campeonatos de nivel ATP y Grand Slams, enfrentándose por primera vez a jugadores como el argentino Guillermo Coria, el chileno Nicolás Massú, el brasileño Gustavo Kuerten y el español David Ferrer, entre otros.

Escaló posiciones en la clasificación y en 2007 se alzó con su primer gran trofeo ATP en su casa y con su gente cuando venció al italiano Alesso Di Mauro en el Abierto de Buenos Aires.

Ese año finalizó en el puesto 23 con tres títulos en su haber.

Haberse consagrado en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, la catedral del tenis argentino, impulsó la carrera de Mónaco.

Su regularidad le valieron para ser convocado por el entonces capitán de Copa Davis argentino, Alberto Mancini, a la serie que ganaron a Suecia.

Mónaco logró su primera victoria a expensas de Joachim Johansson.

También integró el equipo que cayó en la final de 2011 ante España, estuvo al borde del descenso del Grupo Mundial en 2014 y tuvo cruces mediáticos con Del Potro cuando declaró que "si él dice que va a la Davis y después no va, no es nada bueno para el equipo".

Formó parte del equipo que consiguió la primera Ensaladera para Argentina en 2016.

Pero el pico de su tenis llegó antes de ganar la Davis, en la temporada de 2012, cuando conquistó cuatro títulos y alcanzó el décimo puesto de la clasificación mundial de la ATP.

Luego de alcanzar su cumbre, distintas lesiones en sus muñecas apagaron su tenis y desde 2013 retrocedió en el escalafón mundial.

Las sensaciones ambivalentes en la carrera de Mónaco comenzaron a llenarlo de ansiedades y dudas, pero su carrera le depararía dos alegrías más: el torneo de Houston y la Copa Davis, los últimos títulos de 'Pico', ambos en 2016.

Además, a esa altura de su carrera no solo lo atormentaban sus dolores físicos sino que también debió aprender a manejar el acoso de la prensa ya que de tenista se convirtió en galán.

Su vida por fuera del tenis y las relaciones amorosas que mantuvo con distintas modelos argentinas desplazaron a sus trofeos de la primera plana en los últimos tiempos.

Mónaco dijo adiós al tenis y con él se va un jugador típico de arcilla, un amigo de Nadal y un laborioso deportista y, aunque a partir de ahora su carisma se mude de las canchas a las revistas del corazón, su raqueta será recordada como una de las que logró la épica primera Copa Davis para Argentina.

Cargando