Dos y Punto

Diana Montoya

14:00h - 16:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Santos-Trump

La relación va más allá de intereses partidarios: excancilleres

Colprensa/Archivo

La visita del presidente Juan Manuel Santos a su homólogo estadounidense, Donald Trump, genera grandes expectativas, no solo porque será su primer encuentro cara a cara, sino por los efectos que le puede traerá al país en cuanto al posconflicto y en asuntos comerciales. Se espera que el mandatario colombiano abogue por estos temas de coyuntura nacional, así como por la cooperación para la seguridad en la región.

Para algunos excancilleres, este encuentro se da en el marco de las relaciones cordiales que ha mantenido Colombia con Estados Unidos -tanto con presidentes republicanos como con demócratas- y es una cita tradicional que se ha establecido entre los dos países durante las últimas tres administraciones que ha tenido el país.

Para Fernando Araujo, canciller entre 2007 y 2008, en este viaje a Washington la conversación se centrará en el tema del narcotráfico y de la guerrilla dentro del contexto de Plan Paz Colombia, pues se espera que “el Gobierno americano siga muy interesado en que el proceso de paz llegue a un buen término, porque fortalece la democracia y es una garantía para toda la región”.

A pesar de que el posconflicto es uno de los principales temas en la reunión, la parte comercial también tiene un espacio primordial para la agenda del gobierno colombiano. Camilo Reyes, ex canciller y director de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AMCHAM), señala que el encuentro de Santos con empresarios generará una situación de comercio oportuna entre los dos países, pues “aunque Colombia no está entre los principales destinos de las exportaciones norteamericanas, sigue siendo un partner importante de la región”.

Reyes, además, aseguró que para el país queda claro que “Estados Unidos es un comprador importante” y a través de las exportaciones se suma a “que haya más empleo, más estabilidad, más seguridad y más posibilidades para recuperar los territorios que, a través del proceso de paz, el país podrá desarrollar”.

En esta misma línea, Julio Londoño Paredes, ministro de relaciones exteriores durante el Gobierno de Virgilio Barco (1986-1990), señala que dentro del contexto general de las relaciones, este encuentro será importante, pero no algo trascendental o “excepcional que marque el camino entre las relaciones de Colombia y Estados Unidos”.

Para los ex cancilleres, el gobierno de Estados Unidos siempre ha “tenido especial interés y consideración” con los funcionarios colombianos. Sin embargo, en algunos encuentros la relación ha sido más estrecha que con otras, aunque siempre ha primado la “cordialidad y la cooperación”, en medio de las “agendas multidimensionales”.