¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Néctar: la trágica muerte del mítico grupo que ayudó a reivindicar la música chicha peruana desde Argentina

Néctar, fundado en 1995 por Jhonny Orosco en Argentina, se convirtió en un grupo emblemático para miles de peruanos en su país y el extranjero, gracias a éxitos como El arbolito, Ojitos hechiceros y Pecadora. En 2007, murieron en un accidente de tránsito en Buenos Aires del que se cumplen diez años.

Néctar, el grupo musical creado por inmigrantes peruanos en Buenos Aires, que hizo bailar a miles de seguidores de la región andina y que reivindicó la cumbia o chicha, dio su último concierto hace ahora 10 años, la madrugada del 13 de mayo de 2007.

Después de ese espectáculo murieron en un accidente de tránsito y se convirtieron en un mito en Sudamérica.

La historia de la banda había empezado con Jhonny Orosco, músico nacido en Ayacucho, en la sierra sur de Perú, que emigró a la capital argentina ante la crisis de su país a fines de los años 80.

En 1995, junto a los músicos Ricardo Hinostroza, Enrique Orosco, Juan Carlos Marchand, entre otros, fundó en Buenos Aires el grupo Néctar, dedicado a la música chicha, o fusión de ritmos tropicales y andinos.

Al inicio, Orosco, además de cantar en Néctar, trabajaba como vendedor ambulante en Buenos Aires, según el diario peruano El Comercio.

Hasta que en 2000, el conjunto lanzó "El arbolito", tema que se convirtió en un himno de la cumbia peruana hasta hoy.

La banda también popularizó canciones como "El baile de la cumbia", "Ojitos hechiceros" y "Pecadora".

Cuando la agrupación se formó, la música chicha o la cumbia peruana era considerada como un género marginal.

"Pero con Néctar, una de las primeras bandas peruanas que tuvo éxito en el extranjero, cambia esta percepción y la cumbia nacional empieza a ser más aceptada por otros sectores sociales" , dijo Jaime Bailón, profesor y comunicador de la Universidad de Lima, y autor del libro "Chicha Power", a BBC Mundo.

"Además tenían una historia de vida de emprendimiento, de gente que con pocos recursos logró abrirse camino", añadió.

Ante el éxito que consiguió, principalmente en Perú, Orosco volvió a asentarse en su país y llegó a salir de gira con el grupo por Bolivia y otros países de América Latina, Estados Unidos y Europa.

En mayo de 2007, le tocó volver a Argentina.

La tragedia

Hace exactamente 10 años, la madrugada del 13 de mayo, los integrantes de Néctar terminaron un concierto en el boliche El Mágico, en Buenos Aires, y salieron a dar otro en El rey de la sabrosura.

Jhonny Orosco, el fundador, ocho miembros de Néctar, y otras 4 personas, se subieron a una furgoneta Mercedes Benz para trasladarse.

En el camino, por la autopista 25 de mayo, en el sur de Buenos Aires, el vehículo chocó contra un auto Fiat, se salió de la vía y estalló en llamas.

Todos los pasajeros de la furgoneta murieron.

La mañana del 13 de mayo de 2007, cuando se celebraba el Día de la Madre en Perú, miles de seguidores del grupo despertaron con la trágica noticia.

Los cuerpos fueron repatriados a Perú y en julio de ese año, recibieron un homenaje multitudinario en la Plaza de Acho (de toros) de Lima.

El entonces presidente, Alan García, les dio la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos.

El mito

Néctar -y otras bandas- lograron que la cumbia se constituya en el género musical más importante de Perú, según Bailón.

Una encuesta de la empresa GFK difundida en febrero, muestra que la cumbia es ahora el género musical favorito de los peruanos que viven fuera de Lima .

"Ahora se baila en matrimonios, en todo tipo de eventos sociales, institucionales... en los años 80 eso era impensable", dijo Bailón. "(El desenlace de Néctar) fue el empuje que consolidó a la cumbia como un género que atraviesa a todos los estratos sociales en Perú",

Néctar abrió mercados para el género, aunque el aporte no fue exclusivo de este grupo, aclara Bailón. El fenómeno también se produjo gracias a bandas argentinas que llegaron a Perú a inicios de la década del 2000, como Complot y Ráfaga, y a bandas peruanas norteñas como Agua Marina o Armonía 10.

Deyvis Orosco Getty Images

Tras la muerte de Jhonny Orosco, su hijo, Deyvis, se puso al frente de Néctar, aunque le dio "un sonido más pop", según Jaime Bailón.

Pero de acuerdo a Bailón, Néctar fue más visible: "Mucho tuvo que ver su desaparición, pero ya antes eran uno de los más reconocidos".

Durante 2007, después de aquel triste día de la madre, casi no hubo fiesta en Perú donde no sonara, se bailara y se cantara "El arbolito", "Pecadora" u "Ojitos hechiceros".

Ese año también se estrenó la miniserie "Néctar en el cielo" en la televisión peruana, sobre la historia del grupo.

Deyvis Orosco, hijo de Jhonny Orosco, asumió la dirección del conjunto, y se convirtió en una figura popular de la farándula peruana.

Cada año, en mayo, Deyvis ofrece un concierto en homenaje a su padre, acompañado de artistas nacionales y extranjeros, según la página web del joven.

En octubre de 2017 se estrenará "Somos Néctar", un documental sobre la banda, de la distribuidora New Century Films.

Como dijo el profesor Bailón a BBC Mundo, "su trágica muerte los convirtió en un mito".

Cargando