Escuche ahora

Una voz en el camino

Ley Martin


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lucas, el niño milagro que llevó a la canonización de los pastores de Fátima

Es un niño brasileño tuvo un grave accidente y quedó al borde de la muerte, pero se salvó por la intercesión de Francisco y Jacinta.

EFE

Dios salvó a nuestro hijo de la muerte, con la intercesión de Francisco Marto y su hermana Jacinta, los dos pastorcitos que junto a su prima Lucía dos Santos vieron la aparición de la Virgen María el 13 de mayo de 1917 en Fátima, Portugal. Es la expresión de Joao Batista, el padre de Lucas, quien junto a su esposa Lucila dieron testimonio del terrible momento y el posterior milagro que hoy les permite estar al lado de su hijo. 

En una rueda de prensa en Fátima, donde el papa Francisco encabezará la ceremonia del centenario de la aparición de la Virgen, la pareja recordó que el 3 de marzo de 2013 Lucas estaba jugando con su hermanita Eduarda cuando se cayó de una ventana desde una altura de más de seis metros. 

El niño, que entonces tenía 5 años, sufrió una herida muy grave que le produjo una pérdida del tejido cerebral y estuvo a punto de morir. Fue asistido en la ciudad brasileña de Juranda pero ante la gravedad de su estado, fue trasladado al hospital de Campo Mourao, Paraná, a donde llegó e estado de coma muy grave. "Los médicos nos dijeron que eran muy pocas las posibilidades de que el niño sobreviviera", recordó Joao. 

Luego relató que oraron a Jesús y a Nuestra Señora de Fátima. “Luego llamamos al convento del Carmelo de Campo Mourao para pedir a las hermanas que oraran por el niño", añadió. 

Pasaron siete días y el niño no mejoraba, por lo que volvieron a llamar al convento. "Una de las monjas corrió hacia las reliquias del Beato Francisco y Jacinta, que estaban delante del tabernáculo, y sintió el impulso de rezar así: ‘Pastores, salvad a este niño, que es un niño como vosotros’. 

El rezo fue seguido por toda la comunidad religiosa y por la familia de Lucas. Dos días después Lucas despertó y a los pocos días fue dado de alta totalmente curado, según explicó su padre. 

Los médicos dijeron que fue un auténtico milagro. El clero siguió esta causa que lleva a la canonización de los dos pastorcitos, Francisco y Jacinta, este 13 de mayo de 2017.