¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dónde está la bolita
¿Dónde está la bolita?

El referendo del NO

El referendo sobre adopción se vuelve relevante luego del triunfo del NO en el plebiscito por la paz cuando el voto de los sectores de derecha afines a las comunidades cristianas resulta definitivo.

Este miércoles deberá quedar definida la suerte del referendo que busca ponerle límites a la adopción de menores para que solo lo puedan hacer las uniones compuestas por un hombre y una mujer. Pocas veces un proyecto relacionado con el tema de derechos, en este caso el de los niños, había suscitado tanto debate y tanta atención sobre la manera como votará la Comisión Primera de la Cámara.

“Irracional, mentiroso, contrario a los intereses de los niños y profundamente discriminatorio” lo ha calificado el profesor Rodrigo Uprimny. Desde otra orilla, la senadora Viviane Morales, autora del referendo, y quien ha acudido al ayuno y la oración, cree que de salir adelante su iniciativa sería la "victoria" contra la ideología de género y de paso una victoria sobre el gobierno y los medios que han expresado su oposición a la misma.

Acabar la adopción como está permitida hoy gracias a los avances de la Corte Constitucional por medio de sus fallos es ir contra principios fundamentales relacionados con el derecho a la igualdad, la protección de la familia y la prevalencia de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, como lo recuerda el Defensor del Pueblo Carlos Negret y de paso es desconocer que en nuestro país el concepto de familia se ha ampliado mucho más allá de la tradicional de antes de 1991 cuando se expidió la Constitución.

Razones jurídicas hay de sobra para que el proyecto no pase en el Congreso o para que la Corte lo tumbe cuando haga la revisión. El tema, como ha quedado demostrado durante su trámite en el Congreso –donde está cerca de ser aprobado—es ante todo político. El referendo de esta senadora de origen liberal se vuelve relevante luego del triunfo del NO en el plebiscito por la paz cuando el voto de los sectores de derecha afines a las comunidades cristianas resulta definitivo. Por eso pasó sin problema en el Senado en diciembre con el respaldo de sectores que en asuntos de derechos de minorías sexuales terminan siendo afines como el Centro Democrático, los conservadores, Cambio Radical y tendencias de derecha de la U y el Partido Liberal. Casi todos se escudan en un argumento más populista que constitucional: dejar que esto lo decida el pueblo cuando es claro que existen serios riesgos cuando los derechos fundamentales se exponen a este tipo de decisiones en una sociedad tan polarizada.

Si el Congreso pasa este proyecto, además, estaría enviando un mensaje claro para las próximas elecciones: el voto religioso después del plebiscito si cuenta.

Cargando