¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

PARAGUAY JUSTICIA

Labriegos cumplen 11 años presos por crimen de hija de expresidente paraguayo

Los seis campesinos condenados por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del expresidente paraguayo Raúl Cubas, cumplieron hoy once años en prisión, en mitad de una campaña impulsada por organizaciones sociales para pedir su liberación.

Agustín Acosta, Basiliano Cardozo, Arístides Vera, Gustavo Lezcano, Simeón Bordón y Roque Rodríguez fueron condenados a 25 años de prisión y 10 años de medidas de seguridad, la pena máxima aplicable, por el secuestro y homicidio de Cecilia Cubas, ocurrido en 2004, y también por asociación criminal.

Sin embargo, según sus abogados defensores, en el proceso judicial se verificaron numerosas irregularidades, como violaciones de las garantías procesales, por lo que en 2016 presentaron el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Organizaciones sociales como la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri) de Paraguay y Pañuelos en Rebeldía de Argentina impulsan desde finales de marzo una campaña para pedir la liberación de los seis campesinos, dado que consideran que la pena de prisión contra ellos es injusta y que la justicia no pudo probar su implicación en los hechos.

A esta campaña se están adhiriendo personas como el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y la representante de las Madres de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, que acompañaron la presentación en Argentina del libro "Desde nuestro rincón de lucha", que recopila las cartas escritas por los seis campesinos durante sus once años de encierro.

"Fueron 11 años intensos de dolor, de injusticia. Nos arrebataron de nuestras chacras, de nuestras semillas, de nuestras herramientas de labranza, de la tierra, lejos de nuestros hijos, esposas y madres", expresaron este martes los campesinos a través de un comunicado.

Los seis campesinos, presos en la prisión de Tacumbú, en Asunción, agregaron en la misiva que la cárcel "es la muestra fehaciente de la ferocidad del Estado capitalista, por las condiciones inhumanas de prisión, es la mejor explicación de lo salvaje de este sistema, un prototipo de cómo el Estado trata a sus ciudadanos".

Los seis campesinos eran militantes del partido Patria Libre, al que la Fiscalía paraguaya acusó de planear el secuestro de Cubas.

Fueron acusados de participar en una reunión en la que presuntamente se decidió el asesinato de Cubas, y posteriormente imputados por el homicidio y secuestro de la hija del expresidente.

El 2 de mayo de 2006, tres de los seis campesinos fueron arrestados en la sede del Comité para la Elegibilidad de los Refugiados (Cepare) de la ciudad de Buenos Aires, adonde habían acudido para solicitar asilo, mientras que otros fueron detenidos en sus viviendas, y un último cerca de su casa.

Todos ellos permanecieron recluidos en una prisión en Argentina hasta diciembre de 2008, cuando fueron extraditados a Paraguay.

El juicio contra los seis comenzó en marzo de 2012, cuando los dirigentes llevaban ya cinco años y 10 meses en la cárcel, bajo el régimen de prisión preventiva, y posteriormente fueron condenados.

Cecilia Cubas tenía 31 años cuando fue secuestrada el 21 de septiembre de 2004 cerca de su residencia en San Lorenzo, un municipio cercano a Asunción, por un grupo armado que interceptó a tiros su vehículo.

Su cadáver fue hallado cinco meses después en una fosa cavada en una vivienda de las afueras de Asunción y después de que su familia pagara 300.000 dólares por su liberación.

Cargando