Escuche ahora

Noticiero del Mediodía


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

MOTOCICLISMO G.P. AUSTIN MOTOGP (Crónica)

Márquez recupera el orgullo y la primera plaza en Austin

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) recuperó el orgullo y la primera posición al término de la jornada inaugural del Gran Premio de Austin de MotoGP en el circuito de Las Américas.

Austin (Estados Unidos), 21 abr (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) recuperó el orgullo y la primera posición al término de la jornada inaugural del Gran Premio de Austin de MotoGP en el circuito de Las Américas.

Márquez, con un tiempo de 2:04.061, comandó la clasificación provisional de entrenamientos libres por delante del francés Johann Zarco (Yamaha YZR M 1) y el español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), con el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) cuarto.

El piloto de Repsol Honda fue el primero en mejorar notablemente su tiempo puesto que en el cuarto giro ya logró un 2:04.622 que era casi un segundo más rápido que su registro matinal, 2:05.500, lo que ponía en evidencia los problemas técnicos que tuvo que solventar el vigente campeón del mundo de MotoGP y que le permitían superar a su rival más directo, Maverick Viñales.

Problemas parecidos los que tuvo el también español y oficial de Suzuki Alex Rins, quien nada más salir a pista tuvo que abandonar su GSX-RR en la misma, apoyada contra una valla metálica, con problemas evidentes en el motor, que comenzó a mostrar un preocupante humo blanco ya en la vuelta inicial de los segundos entrenamientos libres y que a la postre le relegaron al decimoctavo puesto al disponer de una sola moto el resto de la tanda.

Con el paso de las vueltas, las diferencias entre Márquez y Viñales se fueron estrechando hasta que en su décima vuelta el piloto de Yamaha doblegó al de Repsol Honda por 171 milésimas de segundo y ya con el tercero, el español Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V), a más de un segundo.

Viñales protagonizó un 2:04.451 que superó el registro del de Repsol Honda, quien todavía no había mejorado su tiempo inicial.

Ese fue el denominador común de la tanda, con Viñales y Márquez muy destacados respecto al resto de competidores y Jorge Lorenzo nuevamente con problemas serios para conseguir un buen rendimiento al manillar de su nueva Ducati Desmosedici GP17, sin llegar al tiempo que logró por la mañana hasta su decimotercer giro, lo que le le colocó décimo.

En esos instantes finales Dani Pedrosa también mejoró su tiempo para ser tercero, posteriormente cuarto, superado por Rossi, al rodar en 2:04.811, lo que les acercaba a ambos al dúo de cabeza de la clasificación, hasta entonces inalcanzables, y en última instancia quinto con la llegada de Johann Zarco a la cabeza de la clasificación.

Aún fue mejor para Jorge Lorenzo, que mejoró su tiempo para concluir en la undécima plaza, superado por el italiano Andrea Iannone (Suzuki GSX-RR), mientras que el francés Johann Zarco (Yamaha YZR M 1) sorprendió a todos al lograr una buena vuelta rápida que por unos instantes le situó líder, hasta que al final apareció nuevamente el piloto de Repsol Honda para sentenciar la sesión con un 2:04.061 que era casi tres décimas de segundo más rápido que el cronometro de Zarco.

Pedrosa recortó distancias respecto a la cabeza de la tabla, pero acabó quinto a más de siete décimas de segundo de su compañero de equipo y Barberá, que llegó a ponerse sexto a rueda de Valentino Rossi, concluyó decimoquinto, justo por detrás de la Aprilia RS-GP de Aleix Espargaró y éste por delante de Álvaro Bautista (Ducati Desmosedici GP16), Esteve "Tito" Rabat (Honda RC 213 V) y Alex Rins (Suzuki GSX-RR).

Pol Espargaró, que estrenó un nuevo carenado en su KTM RC 16 que lucía una especie de alas a la altura de los laterales del manillar y en la misma línea de la toma de aire de la moto, no mejoró demasiado su situación y acabó vigésimo, en medio del francés Loris Baz (Ducati Desmosedici GP15) y el checo Karel Abraham (Ducati Desmosedici GP15), ambos protagonistas de sendas caídas, en las que el peor parado fue este último, pues le costó recuperarse del fuerte golpe que ssufrió.