¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

#Las5deCaracolLas noticias más importantes del día, para que se vaya a su cama bien informado.

El primer clásico de Zidane en el Bernabeú

El francés ha disputado dos clásicos en calidad de visitante.

Zinedine Zidane disfrutará de su primer clásico como entrenador del Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu, tras ser el gran vencedor de los dos que ha disputado en el Camp Nou, sin conocer la derrota y ahora con el extra de sentenciar La Liga Santander ante el gran enemigo, el Barcelona.

El primer clásico de Zidane terminó con la racha de 39 partidos de Barcelona sin perder, el 2 de abril de 2016.Con diez futbolistas tras la expulsión de Sergio Ramos, asestó un golpe con gol de Cristiano Ronaldo que finalmente logró subir la autoestima del equipo merengue. 

Tres meses en el banquillo le bastaban a Zidane para obtener un triunfo de prestigio. Había perdido su primer duelo de altos vuelos, ante el Atlético de Madrid y además en el Bernabéu, y la victoria en Barcelona refrendaba la apuesta firme de Florentino Pérez.

Pasaron 10 años para que algún técnico en el banco lograra puntos en su primer clásico como entrenador, todos fueron derrotados en su estreno. Ninguno desde Bernd Schuter en 2007 había conseguido lo que logró el técnico francés, con la fe ciega de sus futbolistas desde que tomó las riendas.

Esta temporada llegaba su segundo clásico, de nuevo en Barcelona. El 3 de diciembre el Real Madrid mantenía la distancia de seis puntos en su camino al gran reto del curso, la conquista de la Liga, gracias a un tanto salvador de Sergio Ramos en el tiempo añadido.

Los buenos recuerdos del clásico en el Camp Nou ya estaban instalados en la memoria de Zidane de su etapa como jugador. Tan solo perdió en una de sus cinco visitas, que sumadas a las de su versión entrenador le convierten en un auténtica especialista en casa del gran enemigo.

Si hay una fecha inolvidable para él es el 23 de abril de 2002, con un Camp Nou totalmente abarrotado para la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, cuando firmaba un tanto antológico. Zidane logró clasificar al Real a la final de Glasgow.

Con un  0-2 fulminaba una maldición de nueve años sin vencer en territorio barcelonista. Y eliminaba de la memoria el doloroso 0-4 que se llevó el Real Madrid con Benítez. Volvía a hacer sentir a sus jugadores capaces de competir y de superar a su gran rival.

En el presente, el técnico francés tiene en su mano convertirse en leyenda con la posibilidad de conquistar un doblete de los títulos más grandes, Liga de Campeones y Liga, 59 años después.

Cargando