¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EEUU JUSTICIA

Defensa de español acusado asesinato en EEUU busca invalidar testimonio clave

La defensa del español Pablo Ibar, a quien le fue anulada el año pasado la condena a muerte en EE.UU., puso hoy contra la pared al detective policial Paul Manzella, con el fin último de invalidar el testimonio del hombre que lo identificó hace 23 años como el asesino de tres personas.

"Manzella no recuerda si hizo bien su trabajo, no sabe lo que hizo. Esto fue hace 25 años y las cosas técnicamente han cambiado mucho y son muy diferentes", aseguró a Efe Fred Haddad, uno de los abogados del español.

Manzella, que dirigió la investigación que condujo a Ibar al banquillo de los acusados por tres asesinatos, ocupó hoy el estrado en una nueva audiencia preparatoria del juicio al que debe ser sometido el español tras la anulación de su condena a muerte en 2016.

Haddad, quien considera que el proceso estuvo "contaminado", le preguntó insistente e incisivamente al detective sobre los procedimientos que la Policía aplicó para que Gary Foy identificara a Ibar como una de la personas que vio saliendo de la casa de una de las víctimas al día siguiente de los asesinatos.

"Foy vio las fotos publicadas en medios y eso influyó en su identificación, pero todo el proceso hizo que no fuese una identificación válida", precisó a Efe Haddad.

El abogado cuestionó también evidencias como el video o el montaje de las fotos presentado para la identificación del asesino, que consideró "totalmente inválido".

Tras interrogar al detective Manzella, aseguró que el grupo de abogados espera que el "el juez suprima la identificación hecha por Foy".

A la audiencia asistió también Ibar, quien contó con el apoyo de sus familiares como sucede en cada comparecencia que debe hacer en los tribunales de Fort Lauderdale, al norte de Miami (EE.UU.).

"Está de buen ánimo, pero se le está haciendo muy largo (el proceso). Los abogados le aconsejan paciencia", manifestó a Efe su padre, Cándido.

Ibar, que lleva preso desde 1994 y pasó 16 años en el corredor de la muerte, espera el nuevo juicio en prisión preventiva y tendrá por lo pronto una próxima audiencia el 25 de abril.

La defensa, que se ha apoyado en las opiniones del psicólogo especializado Ronald Fisher, reiteró hoy que la Policía vició intencionadamente o no la identificación con unos procedimientos anómalos.

Por eso ha pedido al juez Raaj Singh que el testimonio de Foy en el juicio anulado por la Corte Suprema de Florida en 2016 no sea tenido en cuenta en el nuevo proceso legal, para el que aún no hay fecha.

Durante la audiencia Manzella tardó en responder en varias ocasiones y en otras contestó de manera dubitativa o diciendo que no se acordaba ya, pues los hechos sucedieron en 1994.

Uno de los asuntos en los que más hincapié ha hecho la defensa es que a Foy se le presentaron seis fotografías para que identificara al individuo que vio salir de la casa de Casimir Sucharsky, una de las tres víctimas.

Solo dos de las personas fotografiadas, una de ellas Ibar, aparecían mal afeitadas, lo que a juicio de Fisher condicionó la identificación por parte de Foy.

El detective no pudo responder cuando se le preguntó por qué se hizo así.

Foy no hizo una identificación al cien por ciento con las fotografías y aunque se quedó con las imágenes de los dos mal afeitados, dijo no estar seguro de a quien de ellos vio.

Por eso fue llevado posteriormente a una rueda de reconocimiento, donde sí escogió a Ibar, quien hoy estaba con una barba recortada y cuidada y traje gris y camisa blanca.

Por otro lado, el fiscal Chuck Morton, a cargo del juicio del año 2000, fue llamado hoy a llevar de nuevo el caso y participó también en los interrogatorios.

Las víctimas de los asesinatos fueron Sucharsky, dueño de un club nocturno, y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.

Cargando