¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CARLOS SLEPOY PARAGUAY

Premio nobel de paz alternativo Almada lamenta muerte del "gigante" Slepoy

El activista paraguayo por los derechos humanos Martín Almada, premio Nobel de la Paz Alternativo, lamentó hoy la muerte del abogado argentino Carlos Slepoy, que representó a víctimas españolas de la dictadura franquista en una querella ante la justicia argentina, y que falleció este lunes en Madrid.

Almada calificó a Slepoy de "gigante en la defensa de los derechos humanos", y destacó su contribución a la "aplicación, difusión y sistematización del principio de justicia universal, la herramienta más valiosa para que las víctimas del terrorismo de Estado puedan alcanzar la justicia y la reparación integral".

El activista paraguayo, que en 1992 descubrió en Asunción los Archivos del Terror, que documentan la coordinación de la represión en las dictaduras del Cono Sur conocida como Plan Cóndor, declaró que Slepoy luchó contra la impunidad de los crímenes de las dictaduras argentina, española, chilena o guatemalteca "con enorme coraje, enfrentando tribunales en países difíciles".

Especializado en derechos humanos, Slepoy residía en España desde 1977 y en la década de los noventa tomó parte en los intentos del juez español Baltasar Garzón de llevar ante la justicia al exdictador Rafael Videla y otros miembros de la última dictadura militar argentina por crímenes contra la humanidad.

Además, participó en el juicio que comenzó el 14 de enero de 2005 por los delitos de genocidio, terrorismo y torturas contra Adolfo Francisco Scilingo, exoficial de la Armada argentina denunciado ante el juez Garzón por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar, entre ellas la de haber lanzado al mar a 30 personas en dos "vuelos de la muerte".

Slepoy se convirtió además en el valedor de los familiares de las víctimas del franquismo que recurrieron a Argentina para reclamar justicia, y así en abril de 2010 presentó una querella en aquel país para reclamar un castigo a los responsables de crímenes durante la dictadura del general Francisco Franco.

El resultado fue que, tres años más tarde, la justicia argentina emitió una orden de busca y captura a través de Interpol de cuatro antiguos miembros de las fuerzas de seguridad españolas supuestamente involucrados en delitos de represión durante el franquismo.

Cargando