¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Corrupción en Brasil también sirvió para pagar a guerrillas y secuestradores

Los pagos se habrían hecho en países como Colombia y Perú

Uno de los testimonios más explosivos es el del expresidente de la compañía Marcelo Odebrecht, preso desde 2015 y condenado a 19 años y 4 meses de cárcel por los astronómicos desvíos destapados en la investigación de la trama en la petrolera estatal Petrobras.

De acuerdo con Marcelo Odebrecht, la partida destinada a sobornos y financiación ilegal de campañas a cambio de contratos de obra pública y leyes favorecedoras, también sirvió para el pago de milicias (grupos paramilitares) en las favelas de Río de Janeiro o para abonar rescates a secuestradores.

"Uno no entra en países con guerrilla y en las favelas de Río sin pagar a las milicias. Entonces, hay mucho dinero que corre, incluso uno paga el rescate de secuestros", explicó Odebrecht.

El empresario recordó que participó "junto con el Gobierno brasileño e italiano" de una negociación para "traer el cuerpo de un ingeniero" de la compañía que "fue secuestrado en Iraq".

"Nosotros dimos, si no recuerdo mal, uno, cinco millones de dólares, que fueron pagados por fuera", agregó.

Asimismo, Odebrecht reconoció ante la Justicia que también "pagó (rescate de) secuestros" en Colombia y Perú.

"Usted va para esos lugares y el subcontratado quiere dinero, no funciona con factura. Usted va para una obra allí en la zona de guerrilla en Colombia y el subcontratado quiere dinero", apuntó.

Por su parte, el exdirectivo Henrique Valadares reveló en su testimonio que sindicalistas, policías y caciques indígenas del estado brasileño de Rondonia, fronterizo con Bolivia, también recibieron pagos de la constructora.

De acuerdo con su testimonio, los sindicalistas cobraban a Odebrecht "peajes mensuales" a cambio de que "no apoyaran huelgas, actos de violencia, este tipo de cosas", mientras que a los policías se les pagaba por "dar protección a los canteros en las obras de las hidroeléctricas".

Valadares no especificó el motivo por el cual también sobornaron a caciques de tribus indígenas regionales.

El escándalo ha salpicado también al presidente brasileño, Michel Temer, quien afirmó que le resultó "muy desagradable" oír su nombre en las delaciones, según declaró anoche en un entrevista a la cadena de televisión Band.

El exdirectivo de Odebrecht Márcio Faria declaró a la Justicia que estuvo en una reunión en la que Temer -entonces vicepresidente- y otros dirigentes del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) llegaron a pedir 40 millones de dólares para favorecer contratos del grupo con Petrobras.

El presidente, que pese a ser citado no será investigado por la inmunidad de su cargo para hechos ocurridos antes del inicio de su mandato, dijo que la "indignación" que ha provocado el escándalo entre la población "es verdadera" y que comparte ese sentimiento.

"Las personas leen aquello y dicen, ¡Dios mío cómo Brasil está siendo gobernado!", expresó.

La larga lista de políticos bajo sospecha incluye a ocho ministros de su Gabinete, a decenas de legisladores, que representan cerca del 30 % del Senado y el 10 % de la Cámara de Diputados, y a doce de los 27 gobernadores del país.

Según un levantamiento divulgado  por el diario 'O Globo', un tercio del casi centenar de políticos investigados dobló al menos su patrimonio declarado en los 15 últimos años, llegando en algunos casos a experimentar un aumento de sus bienes cercano al 1.000 %.

"Todo el mundo sabía", aseveró Marcelo Odebrecht en su declaración.

Cargando