Escuche ahora

Así Canta Colombia

Gabriel Muñoz López


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Dónde está la bolita

Los mensajes de la marcha

Si atacar el proceso de paz con las Farc les funcionó en octubre, ¿por qué no mantener la bandera contra la implementación de los acuerdos en el 2018?

El Centro Democrático gastó varios meses y millonarios recursos para organizar la marcha del 1 de abril, el acto político más importante de ese partido luego del triunfo del NO en el plebiscito de octubre pasado. Sin embargo, la tragedia de Mocoa le restó visibilidad a los actos en 22 ciudades del país y por eso, salvo lo que digan los voceros de ese partido, no hay elementos suficientes para decir que fue un éxito o un fracaso.

¿Haber llevado un buen número de manifestantes a la plaza de Bolívar o tener al senador Uribe a la cabeza en Medellín, es suficiente para decir que fue un éxito? ¿Y que en Cali solo salieran 15 mil fue un fracaso? Por ahora, las cifras solo están en los trinos de uribistas y antiuribistas, pero eso no da una dimensión.

Lo que sí puede decirse de esta convocatoria, es que dejó en claro varios mensajes de cara a lo que será la campaña por parte de este que es hoy sin duda el principal partido de oposición.

La principal, por lo que dijeron los discursos, las arengas y las pancartas, es que los acuerdos de paz con las Farc serán el tema de su campaña. En Medellin, Uribe lo dijo de diferentes maneras: irán contra el fast – track, la jurisdicción de paz y contra acciones que de manera indirecta tiene qué ver como la política contra cultivos ilícitos. Si atacar la paz les funcionó en octubre, por qué no mantener esa bandera en el 2018.

El segundo mensaje de la marcha es que en las próximas elecciones la derecha tiene partido o una federación de partidos y organizaciones como un buen número de Iglesias cristianas que también ya fueron claves en amplificar el mensaje más rabioso contra los derechos de las minorías sexuales y los nuevos derechos sexuales. Alejandro Ordóñez, Fernando Londoño, el ex presidente Andrés Pastrana y un sector conservador están listos para la nueva alianza. Y deajaron ver que están abiertos a aceptar a personas como “Popeye” cuya presencia en la marcha de Medellín fue justificada con el argumento de que se trata de una persona que pagó 23 años de cárcel a diferencia de Timochenko que no lucirá vestido de rayas.

Un tercer mensaje es que esa tendencia buscará llegar con frases efectistas al corazón de miles colombianos que por más de una razón odian a las Farc, así en su mayoría no correspondan a la realidad o sean verdades a medias: que lo pactado con las Farc sustituye la Constitución, que a esa guerrilla se le perdonará todo y que el premio serán las curules en el Congreso y que el presidente Santos ha traicionado a los colombianos y se ha aliado con la guerrilla para implantar un sistema castro - chavista “en nombre de una burguesía ambiciosa de dinero y de dineros corruptos, pero que al mismo tiempo posa de izquierdista para hacerse perdonar de los comunistas del mundo”, según Uribe.

Pero además, está claro, a juzgar por las rabiosas arengas, que toda el blanco de la campaña será el presidente Juan Manuel Santos en el que el uribismo personifica todos los males del país, incluida la corrupción. Qué mejor trofeo para la oposición que un presidente con bajos niveles de aceptación y al que el último año lo acompañará el escándalo de Odebrecht así las responsabilidades de sus campañas y de lo quede hicieron algunos funcionarios recaigan en el gobierno y en la oposición.