¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

BRASIL D.HUMANOS

Asesinato de un líder indígena y de uno campesino en Brasil preocupa a la ONU

La representación de la ONU en Brasil manifestó hoy su preocupación por los asesinatos de un militante del Movimiento de los Sin Tierra (MST) y de un cacique indígena, ocurridos en hechos aislados el pasado lunes en diferentes estados del país.

"El Sistema de las Naciones Unidas en Brasil recibió con preocupación las noticias de los asesinatos de Waldomiro Costa Pereira, militante del Movimiento de los Sin Tierra (MST), y del cacique indígena Antonio Mig Claudino, defensores de los derechos humanos", indicó el organismo en un comunicado.

La ONU instó a las autoridades de Brasil a investigar, juzgar y sancionar a los autores de los asesinatos de defensores de los derechos humanos en el país.

"Es importante fortalecer los esfuerzos para proteger a los defensores y defensoras de los derechos humanos en el país. La representación de las Naciones Unidas en Brasil se coloca a disposición para apoyar acciones en este sentido", asegura el organismo en su nota.

Costa Pereira, un militante histórico del MST y sobreviviente de la matanza de 19 miembros del Movimiento ocurrida en la Amazonía en 1996, fue asesinado por desconocidos que invadieron un hospital en el estado amazónico de Pará (norte) en el que se recuperaba de un atentado.

El líder campesino fue tiroteado por cinco hombres armados y encapuchados que invadieron el hospital de la ciudad de Paraupebas en el que había sido ingresado tres días antes tras ser víctima de un atentado en el que quedó gravemente herido.

Pese a que había renunciado hace dos años a su cargo como uno de los líderes regionales del MST en Pará para dedicarse por completo a una pequeña propiedad que recibió como beneficiario de la reforma agraria, el dirigente aún era considerado como uno de los militantes más importantes del movimiento campesino en la región.

Costa Pereira fue uno de los sobrevivientes de la matanza de Eldorado dos Carajás, ocurrida el 17 de abril de 1996 cuando un grupo de manifestantes del MST, que bloqueaba una vía en el estado amazónico de Pará, fue dispersado a tiros por la policía.

La acción policial dejó 19 muertos y cerca de 50 heridos entre los manifestantes, que exigían la expropiación de una hacienda en la región para su inclusión en el programa de reforma agraria.

Antonio Mig Claudino, por su parte, fue asesinado a balazos en la noche del lunes cuando estaba en un bar en Ronda Alta, municipio del estado de Río Grande do Sul (sur).

El cacique era un conocido dirigente en la Tierra Indígena de Serrinha, una reserva ubicada en Ronda Alta y en la que se han registrado incidentes relacionados a la disputa por la tierra y ataques a los indios.

Según los testigos del crimen, un desconocido llegó hasta el bar en un vehículo, ingresó al establecimiento y le hizo cinco disparos a quemarropa al líder indígena que lo alcanzaron en el cuello y la nuca.

Otro indio que acompañaba a Claudino sufrió una herida sin gravedad en el ataque.

Cargando