Escuche ahora

Colombia Universal

Herbin Hoyos


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

RUSIA TERRORISMO

Condenan a 19 de cárcel a cómplice del secuestro del teatro Dubrovka de Moscú

El Tribunal Militar de Moscú condenó hoy a 19 años de prisión a Hasán Zakáyev tras declararlo culpable de complicidad con los terroristas chechenes que en 2002 secuestraron a cerca de un millar de personas en el teatro moscovita Dubrovka, ataque que concluyó con la muerte de 130 rehenes.

En la sentencia se afirma, según recogieron medios locales, que Zakáyev, de 42 años, participó en la compra y el transporte de las armas y explosivos que empleó el comando terrorista que secuestró el teatro Dubrovka.

Durante el juicio Zakáyev negó pertenecer al grupo terrorista, aseguró que no sabía que preparaban el secuestro del teatro y solo admitió que había aceptado transportar armas y municiones, que él creía, según declaró, que iban a ser vendidas en el mercado negro de Moscú.

Señaló que le ofrecieron 800 dólares por transportar las armas, pero que solo le pagaron la mitad de esa suma, por lo que dejó de colaborar con los supuestos traficantes.

Zakáyev fue detenido en 2014 cuando intentaba entrar con documentación falsa en la península de Crimea procedente de Ucrania.

"La investigación reunió suficientes pruebas para demostrar la participación de Zakáyev en delitos graves y muy graves", dijo a la agencia Interfax la portavoz del Comité de Instrucción de Rusia, Svetlana Petrenko, al comentar la sentencia.

El 23 de octubre de 2002, un comando chechén integrado por cuatro decenas de terroristas, hombres y mujeres, irrumpió en el Dubrovka y capturó como rehenes a cerca de un millar de espectadores que asistían al musical "Nord-Ost" y a los artistas que participaban en él.

Los terroristas exigían el fin de la segunda guerra en Chechenia, demanda calcada a la que otro comando chechén vio satisfecha en 1995, después de secuestrar a más de un millar de personas en el hospital de la ciudad Budiónovsk, al sur de Rusia.

Pero esta vez Kremlin se negó a cumplir las exigencias de los terroristas y, después de tres días de negociaciones, el 26 de octubre de 2002, las fuerzas de seguridad lanzaron una operación de rescate con el empleo de un potente gas que dejó inconscientes a secuestradores y rehenes.

Ninguno de los secuestradores escapó con vida del Dubrovka, pero en el rescate murieron 130 rehenes, diez de ellos niños.

Las autoridades rusas explicaron más tarde que el elevado número de víctimas entre los rehenes se debió en gran medida a que no se les prestó asistencia médica con rapidez por el gran número de vehículos aparcados junto al teatro, que obstaculizaron el paso a las ambulancias.

En diciembre de 2011 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Rusia a pagar un total de 1,24 millones de euros en compensaciones a 64 víctimas y familiares de víctimas del secuestro, tras dictaminar que los preparativos de la operación de rescate y su ejecución fueron defectuosos.

Al mismo tiempo, el Tribunal de Estrasburgo consideró que la decisión de las autoridades rusas de emplear la fuerza para rescatar a los rehenes no vulneró los derechos humanos.