Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

HONG KONG PROTESTAS

Activista de "revolución de los paraguas" acepta cárcel por agredir policías

Un activista de las protestas de 2014 en Hong Kong, la llamada "revolución de los paraguas", que fue atacado por siete policías luego condenados por la agresión, aceptó hoy la sentencia de cárcel por asalto a las fuerzas de seguridad.

Ken Tsang, que es trabajador social, renunció a apelar contra la sentencia que le condena a cinco semanas de prisión por agredir a la policía y resistirse el arresto durante las protestas prodemocráticas de finales de 2014.

El activista llegó al juzgado de Hong Kong esta mañana entre una veintena de manifestantes que acudieron para mostrarle su apoyo con paraguas amarillos, símbolo de las protestas hongkonesas para pedir democracia al gobierno de Pekín, y una decena de simpatizantes de las fuerzas de seguridad.

El caso de Tsang volvió a la actualidad el pasado 14 de febrero, cuando un juez de Hong Kong sentenció a dos años de prisión a los siete policías que le agredieron, ya esposado, por haber atacado previamente a otros agentes.

El incidente tuvo lugar durante una de las noches más violentas de las vividas en los casi tres meses de ocupación callejera y que salió a la luz a través de una grabación que emitió el canal de televisión local TVB el 15 de octubre de 2014, un día después.

El vídeo mostraba a los siete agentes llevándose al manifestante esposado a una zona apartada de la multitud en donde le golpearon y le propinaron numerosas patadas.

En la grabación también se veía cómo Tsang previamente había arrojado un líquido a los policías.

La sentencia que condena a Tsang, entonces miembro de uno de los principales partidos políticos prodemocracia, detalla como el activista había mostrado resistencia durante su arresto momentos antes de que los agentes se lo llevaran a un apartado donde le agredieron.

Tsang había hecho pública el lunes su decisión de no recurrir la resolución judicial a través de un comunicado en Facebook. "Sé que algunas de las cosas que he hecho están fuera de la ley y tengo que ser responsable por ello- nunca lo he negado", dijo.

Sobre su decisión de no recurrir la condena, consideró que no es una muestra de "debilidad, ni un caso de renunciar a protestar por no apelar", y añadió que tras la dimensión social que adquirió su caso "enfrentándome a toda una injusticia, con la protección a los agentes de policía por parte del Gobierno, el Departamento de Justicia y la policía... hemos hecho lo mejor que podíamos hacer y conseguimos lo mejor que pudimos ".

Con esta condena se cierra otro de los casos judiciales surgidos del conocido movimiento de desobediencia civil de Hong Kong que ha sentado en el banquillo a numerosos activistas durante los meses posteriores al fin de la protesta popular.

Joshua Wong, Alex Chow y Nathan Law, el trío de jóvenes activistas que lideraron las manifestaciones, fueron condenados a horas de trabajos comunitarios en agosto de 2015 por un delito de asalto a la sede del Gobierno local, un incidente que desencadenó, dos días después, el inicio de las históricas protestas que se prolongaron durante 79 días.