Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

CICLISMO VOLTA CATALUNYA

Soul Brasil, un david entre goliats en la Volta a Catalunya

Víctor Martí.

Banyoles (España), 21 mar (EFE).- Mientras todos los flashes apuntan a las primeras espadas del pelotón como Chris Froome (Sky), Alberto Contador (Trek Segafredo) o Alejandro Valverde (Movistar), el equipo Soul Brasil emerge como un david que busca aprender de los goliats que participan en la Volta Ciclista a Catalunya.

Es, sin duda alguna, la escuadra con la infraestructura más modesta de todo el pelotón de la ronda catalana: dos furgonetas y dos coches, todos ellos alquilados en España, dos mecánicos, dos masajistas, un nutricionista y un director, Benedito Tadeu, que se ocupa y preocupa de los ocho ciclistas que buscarán acabar los más 1.100 kilómetros de la Volta.

Su objetivo, en la primera experiencia este año en una carrera del circuito UCI World Tour, es que los ciclistas, tres de ellos por debajo de los 23 años, crezcan a rueda de los mejores.

Eso y que los ocho componentes presentes en Cataluña puedan cruzar la meta situada en Barcelona, donde se pondrá fin a la 97ª edición de la tercera carrera más longeva por equipos tras el Tour de Francia y el Giro de Italia.

"Estar en la Volta es una victoria para nosotros. Es la primera vez que un equipo brasileño participa en un carrera World Tour. Estamos muy contentos y lo afrontamos con muchas ganas", explica a Efe el director del equipo, Benedito Tadeu.

La presencia del español Jordi Simón en el equipo les ha abierto las puertas para ser uno de los siete equipos invitados por la organización de la Volta, que acostumbra a fijarse en equipos que en sus filas cuentan con ciclistas catalanes.

El corredor de Navàs (Barcelona), de 26 años, fichó este año por el equipo brasileño gracias, en parte, a su excompañero Joao Gaspar, con el que había compartido equipo en el Team Ecuador. El ciclista brasileño, conocedor de los problemas económicos del Verva Activejet en el que militaba Simón, le recomendó fichar por el Soul Brasil.

Simón no lo dudó y, si bien su objetivo con vistas a este año es representar a la escuadra en las carreras europeas, ya ha visitado en una ocasión la zona de Campos de Jordao, situada al norte de Sao Paulo, donde el Soul Brasil tiene su cuartel general.

"La zona en la que estuvimos era muy buena para entrenar, el clima era cálido, con unos 30 grados de temperatura. Sí que es cierto de que no hay tanta tradición de ciclismo y, a menudo, los coches respetan menos al ciclista en la carretera", reconoce.

En las carreteras de Cataluña Simón, un ciclista con experiencia en equipos Pro Continental, la segunda categoría del ciclismo mundial, aportará su grano de arena para que los ciclistas más jóvenes del equipo se curten en el ritmo diabólico del pelotón.

Lejos de recibir la inyección de capital de países del oriente medio, el Soul Brasil, fundado en 2007, ha ido creciendo de manera pausada hasta que desde el 2016 diera el salto a la segunda categoría.

"Estamos creciendo poco a poco en un país en el que solo existe el fútbol", comenta Tadeu. Con esta actitud y sin la presión de los resultados, el equipo brasileño fue uno de los animadores de la primera etapa de la Volta, con inicio y final en Calella (Barcelona).

Dos de sus componentes Magno Nazaret y Murilo Affonso no se escondieron y formaron parte de la escapada del día. De hecho, el segundo ciclista, de 25 años, se enfundó el maillot de la general de montaña y de los esprint intermedios.

Un premio para un equipo que no se esconde entre los colosos del ciclismo. "Cuando parte la carrera, el número de autobuses y los coches no hacen la diferencia", sonríe Tadeu. La ilusión mueve pedales.