Escuche ahora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

CHILE GOBIERNO

Bachelet pide que "dejen tranquila" a su hija tras polémica compra de terreno

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, pidió hoy que "dejen tranquila" a su hija menor, Sofía Henríquez, inmersa en una polémica por la compra de unos terrenos cerca de la Minera Dominga, en el norte del país.

"Quiero decir que dejen a mi hija tranquila, fue una decisión mía, no hay nada de negocio", exigió la mandataria durante un punto de prensa en La Moneda, sede del Ejecutivo.

Ello después de que este domingo el diario La Tercera diera a conocer la existencia, a nombre de la hija de Bachelet, de unos terrenos situados a doce kilómetros del lugar en el que se quiere instalar el megaproyecto minero Dominga.

Dominga, en cuya primera etapa participó en su propiedad la familia del expresidente Sebastián Piñera (2010-2014), es un proyecto integrado de mina y puerto que debía construirse en el sector de La Higuera, al norte de la región de Coquimbo que fue rechazado por su impacto ambiental.

Bachelet aseguró que "no hay nada de negocio" en la adquisición en 2014 del terreno de 5.000 metros cuadrados a un precio de 6,5 millones de pesos (unos 10.000 dólares).

Según explicó la mandataria, una enfermera que tiene un centro de medicina alternativa en Santiago y también en la zona de la Higuera le recomendó el lugar porque era un terreno lleno de "mística y buenas vibraciones", por lo que lo compró y lo dejó a nombre de su hija como herencia.

Natalia Compagnon, nuera de Bachelet y actualmente investigada por presunto uso de información privilegiada, tráfico de influencias, delitos tributarios y estafa, fue quien gestionó el "trámite de la compra", informó la presidenta.

Entre agosto de 2013 y enero de 2014, la esposa de Sebastián Dávalos, hijo de Bachelet, compró en esa zona 12 terrenos de media hectárea cada uno.

Compagnon, quien también conocía a la enfermera, "decidió comprar para ella y su familia y ofreció lo mismo a un montón de personas" indicó Bachelet, quien aseveró que el único objetivo de la compra era que sus hijas "pudieran tener algo al lado de mis nietos".

"Algo ha pasado en Chile que se transforman cosas normales en delito", criticó Bachelet, quien aseguró que fue ella quien financió la compra "pensando en algo familiar, en el futuro".

"Aquí no hay nada raro, a mí la región me encanta, era un lugar tranquilo, (...) y no hay ninguna otra cosa extraña, entonces de verdad a mí me sorprende cómo transforman cosas que son normales en algo que pareciera pecaminoso", señaló la mandataria al asegurar que desconocía el proyecto minero.

"Me sorprende, mi hija está superafectada", comentó Bachelet, quien además destacó que "ha habido mala intención" detrás de esta polémica.

Diversos políticos de la derecha chilena ya han tildado el caso como "Caval 2" en referencia al caso de tráfico de influencias que salpicó a su hijo tras conocerse la existencia de un millonario préstamo concedido por uno de los dueños de uno de los principales bancos del país.