Escuche ahora

El Alargue


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

El adiós de Germán Vargas Lleras

En el discurso de despedida del Vicepresidente hubo aplausos, cifras, puyas y su interés por hablar pronto de política.

Caracol Radio

Era el último escenario público como vicepresidente de la República y lo llenó: cinco mil personas acompañaron a Germán Vargas Lleras en su despedida, en su balance de gestión que se extendió durante tres horas en medio de mapas, trazos, puentes, vías y billones y billones de pesos que recitó de memoria.

Corferías en Bogotá- escenario donde el vicepresidente entregó su último balance- se llenó desde las 5:00 de la tarde de este martes. Gobernadores, alcaldes, concejales, diputados de Cambio Radical, su partido, desfilaban por una alfombra roja hasta sus lugares de ubicación a escasos metros de Vargas Lleras.

Hernán Andrade, senador, presidente del Partido Conservador Colombiano, fue uno de los primeros en llegar. "Vengo como amigo del vicepresidente. Nadie duda de su capacidad de gestión y su excelente trabajo", aclaró. A su lado, Efraín Cepeda del Partido Conservador; Arturo Char de Cambio Radical, el senador Carlos Fernando Galán, el representante Rodrigo Lara, entre otros.

Metros adelante el contralor General Edgardo Maya Villazón y el auditor General Felipe Córdoba. El fiscal General de la Nación Néstor Humberto Martínez no llegó. Tampoco asistió el procurador Fernando Carrillo.

El general Óscar Naranjo, exdirector Nacional de la Policía, quien ocupará la silla de Germán Vargas Lleras, estuvo en primera fila y fue objeto de un saludo especial del líder de Cambio Radical. Hubo aplausos para el oficial de la Policía que desapareció pronto del escenario, antes que Vicepresidente inundará el auditorio con cifras. El senador Roy Barreras ofrecía una cena en su apartamento en su honor. Él no podía fallarle.

El gabinete del presidente Santos- con quien Vargas ha tenido diferencias- no lo acompañó en su totalidad. Asistieron la ministra de Vivienda Elsa Noguera; el ministro de Transporte Jorge Rojas, el ministro de las TIC, David Luna, y Luis Guillermo Vélez. De los demás, no se supo. No llegaron.

La despedida de Lleras tuvo como epicentro a constructores, al sector de la infraestructura, a los presidentes de Confecámaras, Cámara de Comercio de Bogotá, Camacol, entre otros.

También lo hizo su equipo de trabajo. Desde primeras horas de la tarde carros del Ministerio de Transporte, la ANI, el Invias y el Fondo Nacional del Ahorro (que vistió con sus logos varias sillas) llegaron a Corferías con funcionarios a escuchar las cifras que el Vicepresidente recita sin respirar, con precisión, sin duda alguna.

La despedida de Vargas Lleras- acompañada también por presidentes de entidades bancarias- se emitió en medio de polémicas por el Canal Institucional, por canales regionales, por donde se observó, entre otras cosas, la primera fila que escuchó al Vicepresidente: Juan Manuel Santos y Martín, su hijo, además de Luz María Zapata, esposa del funcionario, y María Clemencia, su hija. El resto de la familia presidencial no asistió. Las razones, son inciertas.

El Vargas Lleras de este martes sufrió una metamorfosis. Se vio sereno, calmado, lanzando chistes, bromas en medio de su balance de gestión donde recorrió al país, un Vicepresidente agradecido con el presidente Juan Manuel Santos, a quien le devolvió el casco "porque lo necesita para que siga entregando obras en los próximos meses".

Y no dejó de lanzarles puyas a algunos funcionarios "que todavía hacen pilatunas". No faltaron dardos indirectos al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Vargas terminó su discurso nostálgico, mientras Juan Manuel Santos- quien lo presidió en sus palabras- lo subió al escenario " no para darle coscorrones" (como le dijo en forma de chiste) y le entregó la Cruz de Boyacá.

Hubo aplausos, mientras más de 30 por ciento del escenario empezaba a marcharse. No todos estuvieron hasta el final, donde Clemencia Vargas, hija del Vicepresidente, explotó en verbo en el escenario.

Tomó el micrófono, pidió aplausos, ‘desnudó’ al vicepresidente padre, cantó, y atrajo la atención de los que aún, a las 10:00 de la noche, permanecían en el escenario.

Al final Germán Vargas Lleras desapareció. En medio de la multitud agradeció y se marchó. Seguidores, amigos, quisieron saludarlo, pero no lo consiguieron. Él ya no estaba, como no estará desde la próxima semana en la Vicepresidencia de la República.