¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

100.000 hectáreas de coca erradicadas, una meta por la que lucharán todos

Fuerza pública, Ministerio del Posconflicto y hasta las Farc prometen erradicar un centenar de coca este año.

Erradicación de cultivos ilicitos. /

Es una meta grande, ambiciosa, pero según los cálculos del ministro Defensa Luis Carlos Villegas, cumplible: 100 mil hectáreas de matas de coca destruidas a 31 de diciembre de 2017. De un lado, 50 mil que ‘tumbará’ el Ministerio de Defensa, el Ejército y la Policía. Las otras 50 mil de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos recaerán en un Ministerio del Posconflicto que subirá al bus hasta las Farc –hoy concentrados- para alcanzar el objetivo.

El general Alberto José Mejía, comandante del Ejército, destinó 7 mil de sus hombres para que se dediquen exclusivamente a erradicar matas de coca, tarea compleja para un Ejército que con los mismos 250 mil militares deberá garantizar la seguridad del país durante el posconflicto y ocupar los espacios que dejaron abandonados las Farc. Cada brigada- según Mejía- tendrá un batallón exclusivamente para erradicar hojas de coca.

La Policía Antinarcóticos tiene igual tarea. Mil de sus hombres dedican sus días a destruir plantaciones de coca, de los cuales, más de 300 permanecen con camuflados, tapabocas, cascos y gafas especializadas esparciendo glifosato mata a mata en Tumaco, Nariño y Condoto, Chocó, las zonas donde empezó el plan piloto. Los resultados: más de 300 hectáreas de coca asperjadas el año pasado y la urgencia del Consejo Nacional de Estupefacientes de ampliar al Catatumbo, Norte de Santander; Guaviare, y otras zonas cocaleras del país la aplicación del glifosato mata a mata.

El general Jorge Hernando Nieto, director Nacional de la Policía, prometió 700 nuevos uniformados para reforzar la erradicación, de los cuales, 364 llegarán este jueves. Su misión: entrenarse, erradicar y fumigar manualmente.

El Ministerio de Defensa – para alcanzar la meta- ordenó la contratación directa y bajo un sistema de contratación especial de personal civil (campesinos) para erradicar coca. Se les pagará según la hectárea tumbada de cultivos ilícitos, dijo el general José Ángel Mendoza, director de la Policía Antinarcóticos. En Tumaco, Nariño; Guaviare y El Catatumbo, Norte de Santander, las zonas más cocaleras del país, empezará la contratación en menos de 20 días, según le dijo el general Jorge Nieto a Caracol Radio. Hay casi 90 mil millones de pesos para contratar personal.

El Ministro Luis Carlos Villegas es consciente que las matas de coca no solo se combatirán erradicando plantaciones, sino atacando el problema de raíz: 53 toneladas de cocaína han sido incautadas a bandas narcotraficantes del país en los dos primeros meses de 2017 y se pretende seguir atacando laboratorios de coca y los eslabones y peces ‘gordos’ que mueven la cocaína desde Colombia a Panamá, Estados Unidos y Europa.

Hasta el 10 de marzo de 2017 más de 6 mil hectáreas de coca habían sido erradicadas en el país. Es decir, cada mes se erradicaron 3 mil hectáreas, una cifra que deberá aumentarse en los próximos meses si se aspira a llegar a las 50 mil hectáreas erradicadas en diciembre de este año por parte de la fuerza pública.

Otra meta

A la fecha, según informó este lunes en Viena, Austria, el ministro del Posconflicto Rafael Pardo hay acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos al día de hoy en casi 73 mil hectáreas en Bolívar (10 municipios), Antioquia (1), Cauca (3), Nariño (21 municipios, 3 reservas), Caquetá (1 municipio), Guaviare (1 localidad), Meta (1 municipio), Vichada (3 municipios), Norte de Santander (1, en Caño Indio, en una zona veredal de las Farc). En todos estos departamentos Pardo se ha movido convencido a los cocaleros de pasarse a la legalidad y gozar de los beneficios que está concediendo el Estado.

Pardo- quien a través de su Ministerio beneficiaria a 72 mil familias de estos 40 municipios en su primer año de sustitución-tiene claro que para atacar el flagelo de la coca en el país hay que adelantar una persecución criminal, realizar una transformación del territorio afectado en desarrollo rural. Y desde luego tratar el consumo de las drogas como asunto público.

El Gobierno Santos aspira que el Ministerio del Posconflicto, el Ministerio de Defensa, las Fuerzas Militares y la Policía logren lo que durante años no consiguió el polémico glifosato esparcido de forma aérea: reducir a cero la coca que hoy tiene en aprietos a la Casa de Nariño y en la expectativa al gobierno de Donald Trump.

Cargando