¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Nacho Vidal en contra del autobús de la transfobia

El actor de cine adulto no dudó en expresar su indignación ante las medidas tomadas por 'Hazte Oír' para estigmatizar la transexualidad.

Aunque el nombre de Nacho Vidal se asocia irremediablemente a la industria de la pornografía y a la controversia que todavía suscita este particular modelo de entretenimiento para adultos, lo cierto es que el intérprete y empresario también se ha destacado en los últimos años por su compromiso activo con los derechos de la comunidad Lgtbiq, una faceta solidaria de la que ha vuelto a hacer gala ahora al arremeter duramente contra aquellos que, en pleno siglo XXI, siguen discriminando a los demás en función de su identidad de género.

En concreto, el artista ha querido reprender públicamente a la asociación ultracatólica 'Hazte Oír', los responsables del infame autobús naranja que hace unos días recorría las calles de Madrid para tratar de imponer su visión sobre los límites entre lo masculino y lo femenino, mandando al mismo tiempo un mensaje claramente ofensivo hacia quienes intentan vivir su identidad sexual con normalidad.

"Yo creo que tenemos miedo a que nuestros hijos sean transexuales... ¿Qué harías con ellos? ¿Los lapidarías? ¿Renegarías de ellos? De verdad que me gustaría que me lo explicaran", aseguró Nacho a su paso por el programa de televisión 'Sálvame Deluxe' dirigiéndose directamente a la cámara.

Hay que recordar que una de las razones que han llevado a Nacho Vidal a implicarse activamente en la lucha de las minorías para alcanzar el reconocimiento y el respeto que se merecen tiene que ver con su propia situación familiar, ya que el actor es padre de una niña transexual y conoce en primera persona el sinfín de obstáculos que estos han de superar para disfrutar de un trato igualitario.

De esta forma, el también director y productor catalán ha reprochado en más de una ocasión a la Iglesia Católica su actitud de pasividad ante el acoso continuado y la violencia de la que es objeto el colectivo Lgtbiq, al margen de la oposición abierta que siempre ha mostrado la cúpula eclesiástica a la hora de a aceptar otras formas de vivir la sexualidad.

"Mi hija nació llamándose Nacho y a los tres años dijo: ¿Por qué me llamáis Nacho? Yo no soy Nacho. Yo no soy un niño, soy una niña. Mi mayor temor era 'Que no me salga transexual' porque como yo he trabajado mucho con transexuales, sé lo duro que es para ellos", se sinceraba Nacho en la curiosa conversación que mantuvo recientemente con la célebre religiosa dominica Lucía Caram en el marco de un espacio de entrevistas llamado 'Invulnerables'.

"Hemos tenido suficiente religión para odiarnos, para crear normas y estructuras pero no para amarnos, y yo creo que la única religión válida es la del amor que se hace servicio, lo demás no sirve", le contestaba Caram en tono conciliatorio, respaldando así sus quejas sobre la inflexible y dogmática posición exhibida hasta ahora por el cristianismo.

Temas relacionados

Cargando