Carrusel Deportivo

Steven Arce

14:00h - 18:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Antidoto justo

Francia: nuevo panorama político

Hamon y Melechon se quitarán votos y Macron y Le Pen pelearán por la Presidencia del segundo país más importante de Europa

En Francia ha corrido mucha agua por debajo del puente. En principio, el candidato favorito para ganar las elecciones hasta el mes de diciembre del año pasado era François Fillon, quien había derrotado en las primarias de su partido al ex presidente Nicolas Sarkozy y el ex primer ministro, Alain Juppé. Sin embargo, los escándalos de corrupción en los que está comprometido Fillon con su esposa e hijos, lo tienen contra las cuerdas. Lo paradójico de esta situación es que la derecha moderada que él representa, está enfrascada en una riña que deja al partido de los Republicanos en una posición muy difícil. Lo más absurdo es que a pesar de los escándalos judiciales en que está involucrado, de forma tozuda mantiene una suicida candidatura.

Ya, incluso, las encuestas, lo ubican por fuera de la segunda vuelta, evento inconcebible para un partido que era una opción real de poder y que encontraba al partido de gobierno dirigido por François Hollande en una situación política calamitosa.

La nueva realidad política pone a los franceses en un escenario bien particular. Por un lado, se encuentra la candidata de ultra derecha del “Front National”, Marine Le Pen quien ha tenido records de votación en los últimos años en las elecciones regionales, departamentales y municipales con un 28%. El candidato de centro, Emmanuel Macron quien con 38 años y luego de haberse desempeñado en el sector privado y Ministro de Finanzas de Hollande ha terminado generando una cierta simpatía en el país. Recordemos que esta es la primera vez que Macron se somete a los electores.

En el mismo sentido, el partido socialista del presidente Hollande, tiene al frente a Benoît Hamon quien derrotó al ex primer ministro Manuel Valls. Por la izquierda radical repite el beligerante Jean Luc Melenchon quien, como Hamon, funda sus programas en un afianzamiento de la izquierda en el país, sin que quede clara la manera como se financiarían esos programas. De hecho, Thomas Piketty ha formulado algunas ideas de redistribución del ingreso que Hamon ha incorporado en su programa eventual de gobierno.

Ante este panorama, la situación es la siguiente: se desinfló Fillon que probablemente no pasará a una segunda vuelta. Hamon y Melechon se quitarán votos y Macron y Le Pen pelearán por la Presidencia del segundo país más importante de Europa al pasar a segunda vuelta.

Como se ve, la situación no es sencilla. Esperemos que la Le Pen antieuropeista y trumpista pueda ser derrotada por una coalición que le permita a Francia mantener la concordia en Europa. Ese escenario sería un déjà-vu cuando en el 2002, el presidente Jacques Chirac tuvo que disputar una segunda vuelta con el padre de Marine, Jean- Marie y logró una impensable coalición para asegurar su reelección. Esperemos que Francia se sostenga en sus principios. Un giro hacia la ultraderecha sería imprevisible.